ONGs y empresas sociales: innovaciones de mercado


rana-boys2-narudeen-lawal-fhi-360

Foto: Narudeen Lawal (FHI 360)

Las “inversiones con impacto social” (“social impact investments”, a veces expresado simplemente como “impact investments”) es uno de los temas de los que se habla cada vez más en el mundo del desarrollo. En particular, en lo relativo al papel del sector privado en el desarrollo y en los “modelos híbridos” entre empresas y ONGs.

En Esf prestamos atención al tema. De hecho, en la última reunión del Patronato de Esf se acordó formular –por el momento, solo formular- un proyecto que pueda producir, a medio plazo, retornos económicos. Eso es algo que está en la línea de las empresas sociales y los modelos híbridos.

Traemos a colación un artículo de Albert Siemens, presidente de la Fundación FHI (Family Health International), titulado “When Nonprofits Become Market Innovators, Social Returns Are Exponential, publicado en el Stanford Social Innovation Review y repercutido por Devex.

El artículo empieza hablando del crecimiento de las inversiones con impacto social: se estima que en el 2014, el volumen global de estas inversiones rebasó los 13 billones (13×1012) de dólares USA, con participantes muy variados.

Afirma que, al ser los casos muy variados, es difícil extraer “buenas prácticas”. Pero lo intenta. Refiere:

-La experiencia de FHI.

-El impacto social catalítico que se produce.

-Lecciones de la experiencia de la Fundación FHI y de FHI 360.

Por José Luis Trimiño

Albert Siemens cita grandes empresas que han establecido “unidades de inversiones de impacto social” que atienden a clientes variados, desde fundaciones grandes –que fueron las pioneras en el tema- hasta pequeñas oficinas familiares.

Después, menciona ONGs –y otras organizaciones sin ánimo de lucro- que siguen esa vía. Por ejemplo, proporcionando microcréditos o apoyando a nuevas empresas mediante fortalecimiento de capacidades o en selección de personal, contacto con inversores o acceso a mercados.

El artículo relata la experiencia de FHI. Comenzó en 1971 como un programa de una Universidad; la mayoría de su financiación procedía de USAID. Luego pensaron que tenían posibilidades de realizar ensayos clínicos para otros. Dudaron en trabajar para empresas privadas, con fines de lucro. Decidieron correr el riesgo, pero manteniendo el que FHI fuera “sin ánimo de lucro”. Constituyeron una filial comercial, “Clinical Research International (CRI)”. CRI fue un éxito. Años después la vendieron y, con lo obtenido, constituyeron la “FHI Foundation”. Después, la Fundación adquirió Novella Clinical, una nueva empresa dedicada a la investigación clínica eficiente. En 2013 la vendieron. Los activos de la Fundación FHI ascienden ahora a más de 150 millones USD.

El artículo señala que si los beneficios financieros han sido muy grandes, el impacto social, también. Al desarrollar experiencia y capacidades en prevención, atención y apoyo al VIH/SIDA, la Fundación obtuvo mucha financiación de donantes y mejoró la vida de muchas personas. Da ejemplos de proyectos hechos por FHI. Dice que tuvieron efecto multiplicador y contribuyeron a que 17 millones de personas tengan acceso a la terapia.

Adoptaron un nombre nuevo, FHI 360, y ahora abordan los desafíos del desarrollo desde una perspectiva más global, más allá de la salud.

El artículo señala tres lecciones aprendidas / factores de éxito:

-Patronato con mentalidad abierta y dispuesto a apoyar enfoques no convencionales (con la diligencia debida).

-Haber respondido pronto a las oportunidades que se presentaban; y haber asumido riesgos calculados.

-Haber puesto en marcha estructuras creativas para gestionar e invertir los rendimientos financieros.

Se trata, sin duda, de una experiencia de éxito, en la que se han conseguido beneficios sociales y económicos. Muestra cómo algunas inversiones pueden tener efectos catalíticos en el plano social y cómo el sector sin ánimo de lucro puede jugar un papel importante en las inversiones con impacto social. Eso sí, entiendo que gran parte del éxito se asienta en los grandes beneficios que FHI obtuvo al vender CRI primero y Novella Clinical después. Es una escala distinta de la de Esf.

CC BY-NC-SA

 

Anuncios

Un pensamiento en “ONGs y empresas sociales: innovaciones de mercado

  1. Pingback: Empresas sociales: 11 cosas que hemos aprendido | Energia sin fronteras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s