Las aguas residuales, un recurso desaprovechado


Hace unas semanas, con motivo del Día Mundial del Agua (22 de marzo), ya decíamos que este año lo que ha recibido más atención en esta ocasión ha sido lo relativo a las aguas residuales (Ver en World Water Day). Probablemente, el documento-estrella ha sido el informe “2017 UN World Water Development Report”, cuyo título es “Wastewater: The Untapped Resource. Se ha elaborado en el marco del World Water Assessment Programme (WWAP), alojado en la UNESCO.

El documento está accesible en varias páginas web. Por ejemplo, en la de UN Water. Allí y en la página de la UNESCO, también se puede ver en español. El resumen ejecutivo está, asimismo,  en varios idiomas.

El documento propone que las grandes cantidades de aguas residuales (domésticas, agrícolas e industriales) que vertemos cada día al medio ambiente dejemos de considerarlas como un problema costoso y pasemos a verlo como un recurso valioso.

Recuerda que una gran parte de las aguas residuales se vierten en el medio ambiente sin que sean ni tratadas ni recogidas para reutilizarlas. Eso es así sobre todo en los países de renta baja (donde solo se trata el 8% del agua doméstica o de las industrias, en tanto que en los países de renta alta es el 70%). El resultado es que en muchos sitios se vierte en ríos, lagos y mares agua contaminada con bacterias, nitratos, fosfatos y disolventes, lo que tiene consecuencias negativas tanto para la salud pública como para el medio ambiente. Se prevé que la cantidad de aguas residuales a tratar aumentará considerablemente, principalmente en las ciudades de los países en desarrollo, cuya población crece rápidamente. De hecho, las aguas residuales constituyen uno de los principales retos a los que hacen frente los asentamientos informales –chabolas-.

El informe muestra cómo una buena gestión de las aguas residuales genera beneficios sociales, medioambientales y económicos esenciales para el desarrollo sostenible y para cumplir la Agenda 2030. Pretende sensibilizar a los decisores, los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado sobre la importancia de gestionar las aguas residuales como una fuente –hasta ahora infravalorada- de agua, energía, nutrientes y otros subproductos recuperables.

Su título refleja ya que las aguas residuales tienen un papel crítico en una economía circular, en la que el desarrollo económico está equilibrado con los recursos naturales y la sostenibilidad ambiental y, por ende, una economía más limpia y sostenible tiene un efecto positivo en la calidad del agua.

Por José Luis Trimiño

Hay reseñas sobre este informe en diversos foros:

-ONU: World Water Development Report 2017.

-UNESCO – World Water Assessment Programme: 2017 UN World Water Development Report, Wastewater: the Untapped Resource..

-IPS: Is Wastewater the new black gold?.

World Water Day: “World Water Day 2017: Why waste water?.

The Guardian: 12 ways to turn water from waste to resource”.

El informe consta de 18 capítulos:

Base de referencia y contexto:

-1. Introducción.

-2. Aguas residuales y desarrollo sostenible.

-3. Gobernabilidad.

Eje temático:

-4. Aspectos técnicos de las aguas residuales.

-5. Aguas residuales municipales y urbanas.

-6. Industria.

-7. Agricultura.

-8. Ecosistemas.

Aspectos regionales:

-9. África.

-10. La región árabe.

-11. Asia y el Pacífico.

-12. Europa y América del Norte.

-13. América Latina y el Caribe.

Opciones de respuesta:

-14. Prevención y reducción de la generación de aguas residuales y de las cargas de contaminación en la fuente.

-15. Mejoras en la recolección y tratamiento de aguas residuales.

-16. Reutilización del agua y recuperación de recursos.

-17. Conocimiento, innovación, investigación y creación de capacidades.

-18. La creación de un entorno propicio para el cambio.

Los principales mensajes del informe son, tal cono los recoge la UNESCO:

-La demanda de agua dulce aumenta constantemente. Los recursos hídricos sufren una presión creciente, debido a la extracción excesiva, la contaminación y el cambio climático.

Gestionar mejor las aguas residuales permite generar beneficios sociales, medioambientales y económicos y es esencial para hacer que la Agenda 2030 sea una realidad. En el contexto de una economía circular, no podemos dejar de lado las posibilidades de utilizar mejor las aguas residuales.

Las actividades humanas producen aguas residuales:

.Su cantidad y su carga contaminante aumentan en todas partes.

.A nivel mundial, más del 80% de las aguas residuales se vierten al medio ambiente sin ser tratadas.

.Las aguas residuales no tratadas producen una contaminación que tiene efectos muy negativos sobre la salud humana y sobre el medio ambiente y reduce la disponibilidad de agua dulce.

No se trata de una carga, sino de un recurso:

.Una vez tratadas, las aguas residuales constituyen una fuente de agua fiable, que se puede utilizar para compensar la escasez de agua.

.Las aguas residuales pueden constituir una fuente rentable y sostenible de energía, de nutrientes y de subproductos valiosos, lo que ayuda a la seguridad alimentaria y energética.

.Utilizar las aguas residuales y valorizar sus subproductos puede crear oportunidades de negocio, contribuyendo, al mismo tiempo, a financiar la mejora de los servicios de saneamiento.

.Gestionar mejor las aguas residuales implica costes. Pero en muchos casos se compensan por los beneficios en salud humana, desarrollo socioeconómico y viabilidad ambiental.

Oportunidades que pueden aprovecharse:

.La urbanización acelerada y el envejecimiento de las infraestructuras permiten adoptar enfoques baratos para la gestión de las aguas residuales que estén concebidos para responder a necesidades locales específicas.

.Las reservas minerales de fósforo son cada vez más escasas; se están agotando. Recuperar el fósforo de las aguas residuales es una solución cada vez más factible.

.Los ecosistemas sanos completan, a costes más bajos, soluciones técnicas para el tratamiento de las aguas residuales.

.El fortalecimiento de capacidades, la investigación y el desarrollo para mejorar la gestión de las aguas residuales crean posibilidades de empleo.

Desafíos:

.Las acciones para mejorar la gestión de las aguas residuales se enmarcan en “las 4 R”: 1) Reducir la contaminación en el origen, 2) Retirar los contaminantes que hay en las aguas residuales, 3) Reutilizar las aguas residuales tratadas y 4) Reciclar los subproductos.

.Los obstáculos a la utilización del agua y los subproductos suelen ser económicos y reglamentarios, no técnicos.

.Para implementar los programas de reutilización de agua, es esencial hacer frente al rechazo de entrada de la opinión pública.

.Las tarifas tienen que reflejar el coste real del agua, proceda de donde proceda. Ello permite hacer inversiones que desemboquen en servicios accesibles y asequibles para todos, en particular de los más pobres.

CC BY-NC-SA

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s