Derechos humanos al agua y al saneamiento: informe de ONGAWA


Agua y ODS - ONGAWA

Gráfico: ONGAWA

Uno de los sectores en los que más intervenimos en Energía sin Fronteras es el del agua y saneamiento Estamos convencidos de su importancia. Nuestros proyectos suelen estar en zonas difíciles y desfavorecidas.

Sabemos que desde 2002 las Naciones Unidas reconocen el acceso al agua y al saneamiento como un derecho humano. Y así se recoge en las “Líneas Maestras del Plan Estratégico para Agua y Saneamiento” de Esf, de junio de 2014. Pero no está de más recordarlo y considerar este enfoque del agua y saneamiento como derecho humano.

ONGAWA –miembro, como Esf, de la Mesa de Acceso Universal a la Energía- y UNESCO Etxea han elaborado, con el apoyo del Gobierno Vasco (Dirección de Derechos Humanos), un dossier sobre “Los derechos humanos al agua potable y al saneamiento en la Agenda 2030“. Y nos han transmitido la información.

El dossier analiza el contexto actual del derecho humano al agua y saneamiento y los principales retos pendientes para su implementación. Se dirige a los actores de la cooperación y de los derechos humanos. 

Por José Luis Trimiño

El documento contiene:

1 La Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

    1.1 Antecedentes

    1.2 Contenidos y características de la Agenda 2030

    1.3 Objetivos y metas

    1.4 Seguimiento e implementación

2 ¿Por qué es necesario hablar de agua en la Agenda 2030?

    2.1 Agua, saneamiento e higiene y su relación con la pobreza

    2.2 Agua y saneamiento como derechos humanos

3 Agua y saneamiento en la Agenda 2030

    3.1 El agua como sector transversal para el desarrollo sostenible

    3.2 ODS 6 y sus metas

   3.3 Vinculación del ODS 6 con los derechos humanos y con otros objetivos de la Agenda 2030

   3.4 Medición del progreso internacional del ODS 6

4 Consideraciones finales

El informe recuerda algunos datos globales:

-663 millones de personas no tienen acceso al agua potable;

-2.400 millones no disponen de saneamiento adecuado; 946 millones de ellos defecan al aire libre;

-4 de cada 5 personas no se lavan las manos tras el contacto con excretas.

Señala la interrelación entre pobreza y falta de acceso al agua y saneamiento: Mujeres y niñas que pasan horas acarreando agua; Fuentes contaminadas; En zonas urbanas pobres, hay que pagar por el agua precios muy altos a vendedores informales; Problemas para la salud derivados de agua no segura y de falta de higiene: muertes por diarrea, malnutrición, retraso en el desarrollo de los niños.

Menciona:

-La necesidad de agua para usos productivos (agricultura);

-Escasez de recursos hídricos; hay que gestionarlos de manera sostenible;

-Desastres: inundaciones y sequías;

El informe reconoce los progresos realizados en materia de agua y saneamiento. Pero señala que existen muchas desigualdades: entre países, entre regiones, entre zonas urbanas y rurales, entre ricos y pobres, en género…

Se detiene en los conceptos relacionados con los derechos humanos:

-Dignidad humana: todas las personas deben vivir en condiciones dignas.

-Normas e instituciones que regulan la conducta humana.

Explica la evolución del derecho al agua, hasta su reconocimiento explícito como derecho humano por las Naciones Unidas[1]:

“Derecho humano al agua es el derecho de todos a disponer de agua suficiente, salubre, aceptable, accesible y asequible para el uso personal y doméstico”. Por tanto, el derecho tiene varias dimensiones: disponibilidad, accesibilidad física, calidad/seguridad, asequibilidad y aceptabilidad.

Y la precisión posterior de que los derechos al agua y al saneamiento son dos derechos distintos, aunque relacionados.

El dossier pasa luego a considerar cómo figuran el agua y el saneamiento en la Agenda 2030 (tema que ya hemos tratado en otras entradas de este blog):

-El carácter transversal del agua: fundamental para ámbitos como la salud, la educación, el género, el medio ambiente o la diversidad.

-El problema de cómo gestionar el agua: desde los puntos de vista físico y ecológico, lo natural y más conveniente es la cuenca; pero las unidades administrativas no se corresponden con las cuencas: fragmentación (transfronteriza, trans-regional…).

El informe expone el ODS nº 6 (“Garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todos”), sus metas e indicadores.

Presenta un esquema (“Agua y Objetivos de Desarrollo Sostenible”) que muestra la relación del agua y saneamiento con cada uno de los ODS.

Trata también las discusiones en curso, coordinadas por UN Water[2], sobre cómo medir los progresos en cuanto a las distintas metas del ODS 6.

Las consideraciones finales apelan a la necesidad de voluntad política, recursos financieros y conocimientos, tecnologías y sistemas de monitoreo adecuados para “no dejar a nadie atrás” (lema principal de la Agenda 2030).

¿Quiere Vd. saber qué proyectos hace o ha hecho Energía sin Fronteras en el sector “Agua y Saneamiento”? La información está disponible en nuestra página web: https://energiasinfronteras.org/ (-> Qué hacemos -> Proyectos).

 CC BY-NC-SA
 [1]http://www.refworld.org/cgi-bin/texis/vtx/rwmain/opendocpdf.pdf?reldoc=y&docid=47ebcbfa2
 http://www.un.org/ga/search/view_doc.asp?symbol=A/RES/64/292&Lang=S
[2] http://www.unwater.org/
Anuncios

Un pensamiento en “Derechos humanos al agua y al saneamiento: informe de ONGAWA

  1. Pingback: Exigibilidad de los derechos al agua y saneamiento | Energia sin fronteras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s