¿Apostar por el fracaso?


Laos - WB

Trabajo de campo en Laos, identificando zonas en las que se defeca al aire libre. Imagen: (Viensompasong Intavong. World Bank)

En Energía sin Fronteras intentamos hacer los proyectos bien: que satisfagan necesidades reales de la gente, que lo hagan correctamente, que funcionen durante mucho tiempo, que el coste sea razonable, que no tenga impactos negativos, que el mantenimiento sea adecuado, que contribuyan al bienestar, la equidad y la justicia…

Pero, a veces, nos equivocamos y algo -o mucho- del proyecto sale mal. Eso no nos desanima. Siempre hay ciertos resultados positivos. Y de lo negativo, aprendemos -como de tantas cosas en la vida-, para hacerlo mejor.

Algo así defiende Tessie San Martin, presidenta y directora general de Plan International[1] USA, en un artículo de opinión titulado Doubling down on failure, aparecido en Devex.

Por José Luis Trimiño                                                                  26 de agosto de 2017

Su artículo parte de una opinión muy crítica sobre la cooperación al desarrollo, formulada por Stephen Moore, de la Heritage Foundation, que sostiene que la ayuda al desarrollo ha sido un desperdicio enorme de dinero y que no hay pruebas de que los programas de cooperación hayan tenido algún efecto en el desarrollo o elevación del nivel de vida en ninguna zona del mundo; también se muestra escéptico acerca de la capacidad de los gobiernos para resolver los problemas y cree que solamente prosperan aquellas economías en las que se reduce la regulación.

Tessie San Martin se confiesa tocada emocionalmente por este comentario, procedente de una persona a quien considera inteligente. Acepta que las soluciones a los problemas no solo tienen que proceder de los gobiernos y que ha habido muchos fracasos espectaculares. Pero piensa que esos fracasos no justifican el arrojar todo por la borda. Refiere una entrada en el blog de Brookings, Once more into the breach: Does foreign aid work?, cuyo autor es Steve Radelet, que muestra los éxitos en crecimiento económico y reducción de la pobreza y el papel que la ayuda al desarrollo USA ha tenido en ello.

El artículo defiende que experimentar y fracasar constituyen elementos esenciales de cualquier empeño de desarrollo internacional que tenga éxito. Lo mismo que en otros campos de actividad: la ciencia, la empresa (recuerda los intentos de Edison hasta conseguir la bombilla), la tecnología o el gobierno.

San Martin señala que la mayor parte de los problemas a los que se hace frente en la cooperación del desarrollo no solo son complejos, sino también enrevesados: difíciles de definir de manera clara, complicados desde el punto de vista social e inestables. Por ello, las soluciones también lo son. Hacer frente a estos desafíos requiere experimentar constantemente; y experimentar implica fracasos. Dice que la capacidad de Plan Internacional de experimentar, probar, aprender y repetir le ha permitido alcanzar éxitos perdurables en muchos sitios.

Según ella, los fallos señalados por los críticos no prueban que la cooperación al desarrollo sea un fracaso, sino que es inútil aplicar pensamientos lineales y soluciones tecnocráticas simples a problemas enrevesados. Por ejemplo, lo que evita que los niños enfermen de malaria no es el llevar mosquiteras para camas desde la fábrica al pueblo, sino el que los padres y otros cuidadores las usen de modo correcto y regular; y eso requiere no solo formación, sino cambios en los comportamientos, lo que lleva tiempo y no es fácil.

El artículo termina señalando que los diversos enfoques a cuestiones de desarrollo siguen a muchos fracasos y retrocesos. Ha ocurrido que, después de haber logrado éxitos en los cambios de comportamiento, se ha vuelto a las costumbres anteriores. Pero eso no debe empujarnos a abandonar, sino a aprender qué es lo que funciona, dónde y por qué.

En Energía sin Fronteras seguiremos intentando, experimentando y equivocándonos para conseguir éxitos. Recuerdo una frase de Francisco (Pacho) De Roux, un religioso colombiano muy implicado en el proceso de paz en Colombia en los años 90 -los “laboratorios de paz”: “De derrota en derrota hasta la victoria final”.

CC BY-NC-SA
[1] Plan International España, Energía sin Fronteras y otras seis organizaciones somos miembros de la Mesa de Acceso Universal a la Energía
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s