Lo complejo y lo sencillo


Complexity-Simplicity

Imagen: Duncan Green

Varias veces he traído aquí cosas que ha publicado Duncan Green en el blog de Oxfam. Algunas son muy teóricas, Pero suelen parecerme sensatas e interesantes. Ese es el caso deComplexity v Simplicity: the challenge for Campaigners and Reformers.

Green reflexiona sobre lo complejas que suelen ser las cuestiones relativas al desarrollo y la voluntad y necesidad de simplificar. Concluye que es posible -y preferible- tener bien presente su complejidad, pero, al mismo tiempo, hacer uso de las ventajas de lo sencillo. Los objetivos y grandes principios han de ser simples y fáciles de recordar; hay que ir resolviendo problemas pequeños y sencillos. Pero hay que ser consciente de que los problemas son, de por sí, complejos y desconfiar de las soluciones simplistas, que pueden llevar a que los verdaderos cambios resulten más difíciles de lograr.

Por José Luis Trimiño                                                                    8 de enero de 2018

En esta entrada, Duncan Green empieza por decir que la mayor parte de los problemas de desarrollo son complejos, en el sentido de que incluyen aspectos sociales, políticos y económicos, resultantes de causas múltiples, en sistemas interconectados, a menudo muy relacionados con el contexto y la historia específicos de la gente y del lugar. Reconoce que a muchos activistas de las ONG no les gusta ese discurso de la complejidad, porque dificulta el emprender acciones para cambiar el mundo, movilizar a la gente y comprometer a los gobiernos. Green pone en guardia frente a mensajes simplistas del tipo de “la pobreza en el mundo se puede acabar con unas cuantas acciones y campañas de activistas y con que los gobiernos de los países ricos destinen el 0,7% del PIB a la ayuda al desarrollo”.

Señala que muchas campañas de ONG se basan en presentar un problema claro, una solución sencilla y un “malo de la película”, pudiendo o no añadir algún héroe o “bueno de la película”. Pero manifiesta reservas sobre estos elementos: los problemas suelen ser múltiples, interconectados y no evidentes; las soluciones cambian según el lugar y el tiempo; es raro que los malos sean monolíticamente malos -incluso pueden ayudar a resolver el problema, y hasta transformarse en buenos.

Green se plantea: “¿Cuándo -y qué- hay que simplificar? ¿Qué costes y beneficios tiene hacerlo? Estima que hay simplificaciones buenas y malas. Y que trabajar en sistemas complejos, como el desarrollo, requiere cambios de enfoque a muchos niveles. Entre ello, el liderazgo. Los problemas del desarrollo y sus soluciones son complejos y están muy ligados al contexto. A veces ocurre que quienes miran el problema desde fuera pretenden saber la solución; pero es posible que les venga bien recibir consejos sobre los procesos para encontrar las soluciones (p.ej., a quiénes implicar, a quiénes apoyar).

Duncan Green dice haber mirado cómo los organismos de cooperación diseñan sus teorías y enfoques para trabajar en sitios complejos y haber detectado una discordancia. Por un lado, intentan tratar con la complejidad en muchos sitios diferentes y a distintos niveles; por otra, argumentan que todo ello es muy complicado para los de fuera, por lo que piden pocos consejos. Green recomienda a los organismos de cooperación atenerse a algunas cuestiones amplias del contexto -con frecuencia, dice, ligadas al acceso a la información_ y dejar que del resto se ocupen los actores locales; algo parecido a la gestión adaptativa (“adaptive management).

Ilustra estas reflexiones sobre lo sencillo y lo complejo con unas analogías sobre experiencias vitales de la gente:

-Cuando acaba de nacer tu hijo, ¿diseñarías un marco lógico en el que se recogieran de antemano todas tus actividades como padre o madre, con los resultados y efectos?

-Si vas a ir en coche -o en bici-, ¿haces un plan con la dirección y velocidad en cada tramo?

No, claro. Tenemos unas ideas y principios rectores, pero luego se trata de recibir feedback rápidamente y adaptarse, aprendiendo mientras se cría al hijo o se va conduciendo.

La entrada termina pidiendo comentarios y reacciones. Los hay interesantes[1].

CC BY-NC-SA
[1] Uno de ellos hace la distinción entre “complejo” y “complicado”. Me he aplicado el cuento y he retocado el borrador de texto de entrada que ya tenía preparado, porque he visto que estaba utilizando ambos términos de manera indistinta.
Anuncios

Un pensamiento en “Lo complejo y lo sencillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s