¿Cuántas personas tienen acceso al agua y al saneamiento?


JMP report Progress drinking water

Imagen: JMP (WHO + UNICEF)

Hace poco, en una jornada donde, entre otros temas, se trataba de la Agenda 2030 en el sector agua-saneamiento, se manifestó que algunos participantes habían visto cifras diferentes sobre cuántas personas en el mundo tienen acceso al agua y cuántas al saneamiento. Y refiriéndose a la misma fuente, la Organización Mundial de la Salud.

En mi opinión, el problema reside, principalmente, en las condiciones de acceso al servicio, la “escala de acceso”. Diferentes niveles llevan a cifras diferentes.

En el marco de la implementación de la Agenda 2030, es el “Joint Monitoring Programme (JMP)” de la Organización Mundial de la Salud y Unicef, el responsable de la información oficial sobre los indicadores mundiales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con el agua potable, el saneamiento y la higiene.

La página web del JMP da información al respecto.

Las escalas de servicio y las cifras globales más actualizadas están disponibles allí:

-Para el agua para beber.

-Para el saneamiento.

-Para la higiene.

Creo que, tradicionalmente, en el mundo de la cooperación al desarrollo[1] y en el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) se utilizaban, sobre todo, las cifras correspondientes a los niveles de “agua para beber de fuente mejorada” y “saneamiento mejorado”. Sin embargo, desde el año pasado, el marco global de seguimiento de los ODS prefiere considerar, en ambos casos, el indicador correspondiente a “gestionado de forma segura”, que es un nivel más elevado.

Por José Luis Trimiño                                                                    19 de marzo de 2018

Es cierto que, además de los niveles de servicio, hay otros factores que influyen en la diversidad de cifras:

-La disponibilidad de los datos. Hay países para los que no hay -o no son suficientemente fiables- datos sobre los niveles de servicio de las escalas del agua y el saneamiento. O utilizan definiciones diferentes. Ello lleva a diversos mecanismos estadísticos para hacer frente a este problema. De ahí que convenga que todos nos refiramos a la fuente del JMP OMS+UNICEF.

-Los cambios en el tiempo. Afortunadamente, suelen ser para mejor.

Para el acceso al agua para beber, el JMP define una escala con cinco peldaños. Son, de más alto a más bajo:

– “Gestionado de forma segura”: Tomar el agua para beber de una fuente mejorada situada en el terreno del hogar, disponible cuando se necesite y sin contaminación fecal ni productos químicos peligrosos.

– “Básico”: Agua para beber de una fuente mejorada, siempre que el tiempo de recogida no supere los 30 minutos -ida y vuelta-, incluido el hacer cola.

– “Limitado”: Agua para beber de una fuente mejorada en la que el tiempo de recogida supera los 30 minutos (ida y vuelta más tiempo de cola).

– “No mejorada”: Tomar el agua para beber de un pozo excavado no protegido o de un manantial no protegido.

– “Agua de superficie”: Tomar el agua para beber directamente de un río, un embalse, un lago, un estanque, una corriente, un canal o un canal de riego.

Se definen como “fuentes mejoradas de agua para beber” aquellas que tienen el potencial de suministrar agua segura por la naturaleza de su diseño y construcción; incluyen: agua por tuberías, pozos entubados, pozos excavados protegidos, manantiales protegidos, el agua de lluvia y agua embotellada o suministrada.

Para el saneamiento, los cinco niveles son:

– “Gestionado de forma segura”: uso de instalaciones mejoradas, no compartidas con otros hogares y cuyas excretas se retiran in situ de manera segura o se transportan y tratan fuera.

– “Básico”: Instalaciones mejoradas que no se comparten con otros hogares.

– “Limitado”: Instalaciones mejoradas compartidas entre dos o más hogares.

– “No mejorado”: Utilización de letrinas situadas en el exterior sin losa o plataforma, letrinas suspendidas o con cubos.

– “Defecación al aire libre”: Deshacerse de las heces humanas en el campo, bosques, la maleza, masas de agua abiertas, playas y otros espacios abiertos o con la basura sólida.

Se definen como “instalaciones de saneamiento mejoradas”, las que están diseñadas para separar de manera higiénica las excretas del contacto humano.

En cuanto a la higiene, el JMP considera que el indicador principal es el que haya una instalación de lavado de manos. Define tres niveles:

– “Básico”: Disponibilidad de una instalación de lavado de manos en el terreno del hogar dotada de jabón de y de agua.

– “Limitado”: Disponibilidad de una instalación de lavado de manos en el terreno del hogar, pero sin jabón o sin agua.

– “Sin instalación”: Que no haya una instalación de lavado de manos en el terreno del hogar.

En este punto, es oportuno hacer referencia a que, en junio de 2017, la Asamblea General de la ONU adoptó el marco global de los 232 indicadores para los ODS.

El indicador relativo a la meta 6.1 (acceso al agua) es:

6.1.1 Proporción de la población que utiliza servicios de suministro de agua para beber gestionados sin riesgos.

Y respecto a la 6.2 (acceso al saneamiento):

6.2.1 Proporción de la población que utiliza servicios de saneamiento gestionados sin riesgos, incluidas instalaciones para el lavado de manos con agua y jabón. (No queda claro si es un indicador o dos; el JMP considera que son dos).

Es decir, ambos indicadores se fijan en los niveles o peldaños más altos de la escala. No en la consideración de “fuentes de agua mejoradas” o “saneamiento mejorado”, que son los que hasta ahora se han utilizado y difundido más, como decíamos más arriba. Supongo que ello implicará que, a partir de ahora, esos indicadores se utilizarán más. Ello puede llevar a muchas confusiones si se hacen comparaciones con las cifras de personas que tienen / tenían acceso a niveles “mejorados”.

Si el lector quiere saber cuántas personas tienen acceso a cada uno de esos niveles, sugiero tres caminos (siempre, dentro del JMP):

– Las páginas anteriormente citadas:

. Agua para beber.

. Saneamiento.

. Higiene.

– Informes específicos que el JMP publica periódicamente, como “Safely managed drinking water.

– Los informes generales -en principio, bianuales- publicados para dar cuenta del seguimiento del ODS 6, que el JMP tiene encomendado por la ONU. El de 2017 se titula “Progress on drinking water, sanitation and hygiene. Joint Monitoring Programme update 2017 and SDG baselines.

La mayoría de esos informes incluyen -con frecuencia, en los anexos- datos por regiones del mundo y por países.

CC BY-NC-SA
[1] Incluido este blog.
Anuncios

Un pensamiento en “¿Cuántas personas tienen acceso al agua y al saneamiento?

  1. Pingback: Empieza la década del agua | Energia sin fronteras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s