Los ODS y la medida de la felicidad


ODS y Felicidad

Imagen: El Buen Vivir

Somos muchos los que trabajamos por alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Pero, ¿garantizarán los ODS unas sociedades más felices?

Esa es la pregunta que se ha hecho Leire Iriarte[1]. Para responderla, ha escrito, junto con Laura Musikansky, “Bridging the gap between the Sustainable Development Goals and Happiness metrics” y, a partir de ello “Tendiendo puentes entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las Métricas de Felicidad.

El ensayo ha considerado diversos sistemas de medida del bienestar o de la felicidad y estudiado los dominios e indicadores que utilizan. Sobre esta base, las autoras han elaborado un “Índice Agregado de la Felicidad (IAF)”, con 12 dominios y 31 indicadores. El estudio lo compara con los ODS e identifica aspectos relevantes para la felicidad que los ODS no consideran. A partir de ello formula unos “Objetivos de Desarrollo Sostenible para la Felicidad”.

Veo este estudio en el marco de las reflexiones sobre cómo medir el desarrollo y el bienestar, más allá de las mediciones económicas tradicionales. Tiene un enfoque conceptual muy sólido y una visión global. Se trata de no limitarse a “qué hacemos” sino considerar “para qué lo hacemos”. Por eso mismo, en Energía sin Fronteras intentamos dar agua -y saneamiento- y energía en mejores condiciones a quienes lo necesitan, con el fin de que puedan tener una vida mejor. ¿Cómo saber si luego tienen una vida mejor?

Por José Luis Trimiño                                                                   2 de enero de 2019

Hace tiempo que no hablamos en este blog de las diferentes maneras de medir el desarrollo, aunque en 2016 dedicamos varias entradas a ello[2]. Tradicionalmente, se ha medido en términos económicos (producto/renta interior/nacional bruto/neto) y, afinando, en paridad de poder de compra (“purchase power parity”). Cuando se habla de pobreza, se utilizan medidas de “pobreza absoluta” -que se basan en renta per capita- y de “pobreza relativa” -basadas en cuánto la renta se aleja de la mediana, por lo que, en realidad, es una medida de desigualdad. Desde hace ya bastantes años se utiliza, sobre todo, en la ONU, el “Índice de Desarrollo Humano” (IDH/HDI.

También hemos citado la “paradoja de Easterlin[3]”: aumentos grandes de la renta no se traducen en mayores niveles de felicidad.

El ensayo de Leire Iriarte -que utiliza los términos “felicidad” y “bienestar” indistintamente- empieza por presentar los ODS y la Agenda 2030. Señala que, aunque el ODS 3 considera la Buena Salud y el Bienestar, ninguno de los indicadores adoptados se refiere específicamente al bienestar.

Después, presenta brevemente los índices que se utilizan para medir y promover el desarrollo y la felicidad o el bienestar.

Refiere iniciativas, internacionales, regionales y nacionales para medir la felicidad y el bienestar:

-Las del Global Happiness Council.

-De organismos internacionales: ONU, OCDE, UE.

-De países individuales, de diferentes continentes y niveles económicos:

Construye el “Índice Agregado de la Felicidad (IAF)” basándose en los dominios e indicadores de índices de las Naciones Unidas, la OCDE, la Unión Europea, el Reino Unido y Bután[4]. El IAF distingue entre indicadores objetivos y subjetivos.

El IAF se organiza en 12 dominios u objetivos:

-Balance de tiempo

-Bienestar subjetivo

-Comunidad y Apoyo Social

-Salud

-Educación

-Condiciones del hogar

-Trabajo

-Nivel económico de vida

-Medio Ambiente

-Cultura

-Seguridad

-Gobernanza.

Identifica 31 indicadores, de los cuales 18 son objetivos y 13 subjetivos.

En el siguiente apartado, Leire Iriarte compara los ODS y el IAF:

-De los 17 ODS, 14 están contemplados en el IAF (faltan: Género, Infraestructuras, Consumo). De los 12 dominios del IAF, 8 están incluidos en los ODS, cuatro, no: Balance de tiempo, Bienestar subjetivo, Comunidad y Apoyo Social y Cultura.

-De los indicadores del IAF, el 48,6% están cubiertos por los ODS; los objetivos, en un 61,1%; los subjetivos, en un 17,9%.

Así pues, aunque los ODS buscan mejorar la calidad de vida y un desarrollo sostenible que llegue a todos, el alcanzarlos no implica necesariamente que las personas y comunidades sean más felices. Eso está en línea con otros estudios que muestran falta de correlación entre los datos objetivos del bienestar y las percepciones de las personas sobre su calidad de vida.

Establecer sistemas de medida diferentes para los ODS y para la Felicidad llevaría a duplicar uso de recursos, confusión y conflictos de prioridades. Por ello, el estudio propone utilizarlos de manera conjunta, como ya se hace en algunos casos. En consecuencia, sugiere desarrollar un complemento a los ODS, “ODS para la felicidad”, que permita medir aspectos relevantes para la felicidad.

Propone, pues, 18 indicadores (5 objetivos y 13 subjetivos) complementarios de los elegidos para los ODS, para poder medir la felicidad. Son:

-Tiempo: 1) Horas de trabajo, 2) Conciliación de vida laboral y personal.

-Bienestar subjetivo: 3) Generosidad, 4) Satisfacción con la vida, 5) Emociones negativas, 6) Emociones positivas

-Comunidad: 7) Relaciones comunitarias, 8) Satisfacción con las relaciones, 9) Red de apoyo, 10) Voluntariado

-Salud: 11) Esperanza de vida, 12) Salud mental, 13) Autopercepción de la salud.

-Hogar: 14) Satisfacción con la vivienda.

-Trabajo: 15) Satisfacción en el trabajo.

-Nivel económico: 16) Satisfacción con las finanzas.

-Cultura: 17) Compromiso y participación sociocultural.

-Gobernanza: 18) Implicación de la Sociedad civil en el gobierno.

Termina presentando estas perspectivas:

-Diversos países y actores muestran intereses distintos y realizan esfuerzos diferentes para integrar los ODS.

-Alcanzar los ODS requiere movilizar esfuerzos y recursos de manera decidida.

-Del mismo modo que los ODS necesitan ser trasladados a cada país, la herramienta elaborada en este estudio tiene que adaptarse a la hora de ser aplicada a un determinado ámbito.

-Sería interesante realizar aplicaciones concretas de las dos agendas -ODS y Felicidad- para que converjan.

El estudio original se ha presentado en el 6º Foro Mundial de la OCDE sobre Estadísticas, Conocimiento y Políticas . El próximo 16 de enero se celebrará un webinar sobre este tema: Bridging the Gap Between the Sustainable Development Goals and Happiness Metrics.

¡Enhorabuena, Leire!

CC BY-NC-SA

 

[1] Leire Iriarte es voluntaria de Energía sin Fronteras desde hace tiempo. Y responsable de “El Buen Vivir, Centro de Promoción de la Felicidad
[2]¿Cómo medir progreso y crecimiento?”, “El ICPD: una alternativa para medir el desarrollo”, “¿Crecimiento o desarrollo?”, “Economía y desarrollo: maneras de medir”, “Desarrollo vs. crecimiento”.
[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Paradoja_de_Easterlin
[4] https://ophi.org.uk/policy/national-policy/gross-national-happiness-index/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s