Archivo de la etiqueta: Agenda 2030

El acceso al agua potable en el mundo: cinco infogramas

Foto: Corinna Robins – Mercy Corps

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF llevan a cabo conjuntamente un programa de seguimiento de la situación del agua y saneamiento en el mundo (Joint Monitoring Programme). Recientemente han publicado el informe “Agua potable gestionada de forma segura.

Se ha recogido en varias plataformas. Una de ellas, en The Guardian, lo titula Access to drinking water around the world – in five infographics”.

Energía sin Fronteras contribuye al acceso al agua y al saneamiento. La lista de proyectos está disponible en nuestra página web.

Por José Luis Trimiño

Sigue leyendo

Derechos humanos al agua y al saneamiento: informe de ONGAWA

Agua y ODS - ONGAWA

Gráfico: ONGAWA

Uno de los sectores en los que más intervenimos en Energía sin Fronteras es el del agua y saneamiento Estamos convencidos de su importancia. Nuestros proyectos suelen estar en zonas difíciles y desfavorecidas.

Sabemos que desde 2002 las Naciones Unidas reconocen el acceso al agua y al saneamiento como un derecho humano. Y así se recoge en las “Líneas Maestras del Plan Estratégico para Agua y Saneamiento” de Esf, de junio de 2014. Pero no está de más recordarlo y considerar este enfoque del agua y saneamiento como derecho humano.

ONGAWA –miembro, como Esf, de la Mesa de Acceso Universal a la Energía- y UNESCO Etxea han elaborado, con el apoyo del Gobierno Vasco (Dirección de Derechos Humanos), un dossier sobre “Los derechos humanos al agua potable y al saneamiento en la Agenda 2030“. Y nos han transmitido la información.

El dossier analiza el contexto actual del derecho humano al agua y saneamiento y los principales retos pendientes para su implementación. Se dirige a los actores de la cooperación y de los derechos humanos. 

Por José Luis Trimiño Sigue leyendo

El sector privado, motor de cambio del desarrollo

benny-jackson-222664-938x535

Imagen: Benny Jackson

En Estados Unidos (EEUU), la Administración Trump ha anunciado una bajada importante del presupuesto de cooperación al desarrollo –y también del resto de la acción exterior-. Naturalmente, muchas ONG, académicos del desarrollo y filántropos han alzado sus voces en contra.

En el Reino Unido, hace unos años el Gobierno –conservador- no solo aumentó la ayuda al desarrollo hasta el 0,7%, sino que logró ponerlo en una ley –con mucha oposición, eso sí, incluso en el propio partido conservador. La nueva situación en el RU ha hecho que vuelvan a alzarse voces contra la cooperación al desarrollo. Y también a un debate bastante enconado sobre qué hacer, con diversas intervenciones en uno y otro sentido.

Por cierto, en España ¡qué poco se discute de eso fuera de los “círculos especializados” de la cooperación!

Pero volvamos a EEUU y al RU. La gran mayoría de los argumentos a favor y en contra de la cooperación al desarrollo son los esperados. Pero hay uno que me ha llamado la atención. Es este que traigo hoy al blog.

Se trata del artículo Beyond Aid: How the Private Sector can Drive Change in Global Development”, cuyas autoras son Darin Kingston y Malia Bachesta, del Global Development Incubator (GDI). Del artículo, publicado en IMPACTLPHA, se han hecho eco varias plataformas, como Devex.

La tesis del artículo es que, aunque esos movimientos contra la ayuda al desarrollo en EEUU y el RU constituyen una amenaza a nivel mundial, también ofrecen una oportunidad para que otros den un paso al frente y ocupen el vacío de liderazgo que dejen EEUU y el RU. Y apela a que sean los inversores privados y las empresas multinacionales quienes den ese paso, abandonen actitudes tradicionales y contribuyan a dirigir el camino para que el mundo haga frente al desafío del desarrollo.

En el grupo “Diagnósticos y políticas de desarrollo”, de Energía sin Fronteras, uno de los temas que estamos estudiando es el del “Papel del sector privado / las empresas en el desarrollo” y, específicamente, las relaciones entre las ONG y las empresas y las alianzas público-privadas para el desarrollo (APPD). Consideramos, como las autoras de este artículo, que es un tema importante.

Por José Luis Trimiño

Sigue leyendo

Tampoco queremos energía inadecuada

 

kinky-energy-fig2-copia

Imagen: Practical Action

El año pasado por estas fechas publicamos en este blog una entrada titulada “Acceso a la energía, algo más que una bombilla. Era a propósito de un informe titulado More than a lightbulb: Five Recommendations to Make Modern Energy Access Meaningful for People and Prosperity. La semana pasada publicamos “Un debate curioso sobre la lucha contra la pobreza. Pues bien, la entrada de hoy conecta esas dos.

Esta última reseña daba cuenta de un debate en el que se utilizaba la expresión “kinky development” (“kinky” es un término bastante coloquial, que da idea de inadecuado, poco convencional, raro, fuera de las normas, excéntrico…). Uno de los artículos del debate se titulaba algo así como “No queremos un desarrollo “kinky””.

Recientemente, Todd Moss y Gailyn Portelance han publicado en CGD We Don’t Want Kinky Energy Either(algo así como “Tampoco queremos una energía inadecuada”).

Como muchos de los lectores de este blog saben, para medir el acceso a la energía se utiliza mucho una herramienta –creo que originada en el programa ESMAP del Banco Mundial- llamada Multi-Tier Framework, MTF, que contempla cinco niveles (“tiers”) de acceso a la energía[1]. Pues bien, Moss y Portelance critican varios aspectos de esos cinco niveles de acceso, consideran que llevan a una energía muy “de mínimos” –que consideran “kinky”– y proponen que se revisen siguiendo las recomendaciones del informe “More than a lightbulb…”, al que nos referíamos el año pasado.

Esta es una de las cuestiones que hemos discutido –y seguimos discutiendo- con nuestros socios en la Mesa de Acceso Universal a la Energía[2] (MAUE).

Por José Luis Trimiño

Sigue leyendo

Las aguas residuales, un recurso desaprovechado

Hace unas semanas, con motivo del Día Mundial del Agua (22 de marzo), ya decíamos que este año lo que ha recibido más atención en esta ocasión ha sido lo relativo a las aguas residuales (Ver en World Water Day). Probablemente, el documento-estrella ha sido el informe “2017 UN World Water Development Report”, cuyo título es “Wastewater: The Untapped Resource. Se ha elaborado en el marco del World Water Assessment Programme (WWAP), alojado en la UNESCO.

El documento está accesible en varias páginas web. Por ejemplo, en la de UN Water. Allí y en la página de la UNESCO, también se puede ver en español. El resumen ejecutivo está, asimismo,  en varios idiomas.

El documento propone que las grandes cantidades de aguas residuales (domésticas, agrícolas e industriales) que vertemos cada día al medio ambiente dejemos de considerarlas como un problema costoso y pasemos a verlo como un recurso valioso.

Recuerda que una gran parte de las aguas residuales se vierten en el medio ambiente sin que sean ni tratadas ni recogidas para reutilizarlas. Eso es así sobre todo en los países de renta baja (donde solo se trata el 8% del agua doméstica o de las industrias, en tanto que en los países de renta alta es el 70%). El resultado es que en muchos sitios se vierte en ríos, lagos y mares agua contaminada con bacterias, nitratos, fosfatos y disolventes, lo que tiene consecuencias negativas tanto para la salud pública como para el medio ambiente. Se prevé que la cantidad de aguas residuales a tratar aumentará considerablemente, principalmente en las ciudades de los países en desarrollo, cuya población crece rápidamente. De hecho, las aguas residuales constituyen uno de los principales retos a los que hacen frente los asentamientos informales –chabolas-.

El informe muestra cómo una buena gestión de las aguas residuales genera beneficios sociales, medioambientales y económicos esenciales para el desarrollo sostenible y para cumplir la Agenda 2030. Pretende sensibilizar a los decisores, los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado sobre la importancia de gestionar las aguas residuales como una fuente –hasta ahora infravalorada- de agua, energía, nutrientes y otros subproductos recuperables.

Su título refleja ya que las aguas residuales tienen un papel crítico en una economía circular, en la que el desarrollo económico está equilibrado con los recursos naturales y la sostenibilidad ambiental y, por ende, una economía más limpia y sostenible tiene un efecto positivo en la calidad del agua.

Por José Luis Trimiño

Sigue leyendo

El día del agua 2017 – IPS

El 22 de marzo de cada año se celebra el Día Mundial del Agua, por iniciativa de la ONU. Diversas organizaciones lanzan publicaciones, realizan eventos, difunden comunicados… En los últimos años hay referencias frecuentes al ODS nº 6 de la Agenda 2030 (“Asegurar la disponibilidad y la gestión sostenible de agua y saneamiento para todos”) y sus 8 (6+2) metas: Agua potable; Saneamiento e Higiene; Calidad del agua; Uso eficiente; Gestión integrada; Ecosistemas hídricos; Cooperación; Participación de comunidades locales[1].

Recordemos algunas cifras[2]:

-663 millones de personas no tienen acceso a fuentes seguras, “mejoradas”, de agua potable.

-2.400 millones de personas carecen de instalaciones de saneamiento “mejoradas”.

-3,4 millones de personas –en su mayoría, niños- mueren cada año por enfermedades relacionadas con el agua; más de 800.000, de diarrea.

Este año, el tema central del Día Mundial del Agua es el de las aguas residuales y su reutilización.

En Energía sin Fronteras celebramos el día con una charla sobre hidrogeología, que impartió nuestra voluntaria María Casado. De eso hablaremos otro día.

Inter Press Service (IPS), una agencia de noticias sobre cuestiones de desarrollo, ha publicado un boletín especial “World Water Day” con varios artículos:

-Vídeo “El día mundial del agua.

-“El agua, un gran agente facilitador.

-“Las ciudades, un foco para innovación en aguas residuales.

-“Sin agua no hay vida, ¡no la desperdicies!.

-“Las políticas del agua en Asia, en ebullición.

-“En África hay el triple de móviles que de retretes.

Por José Luis Trimiño

Sigue leyendo

Rol del sector privado para alcanzar los ODS

ODS y Empresas-pacto-mundial-1

Imagen: Pacto Mundial

Ya sabemos que alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible -fijados en la Agenda 2030- requiere la participación de actores diversos; en particular, del sector privado. Muchas empresas están dispuestas a ello, pero se sienten perdidas sobre cómo hacerlo.

A esto se dirige el artículo de Albert Vilariño “¿Cómo implementar acciones para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible?”, publicado en “Compromiso Empresarial”[1].

El artículo afirma que alcanzar los ODS requiere actuar a nivel local, que para ello los ODS han de ser conocidos por los grupos de interés y que estos últimos necesitan disponer de guías y herramientas para la acción. Los gobiernos y las ONG ya tenían cierta familiaridad con los mecanismos del desarrollo. Pero el papel creciente de las empresas es nuevo. (El anterior Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, alentó expresamente a las empresas españolas a implantar modelos responsables de gestión, a buscar oportunidades y a realizar cambio que ayuden a conseguir los ODS[2]).

En él, Albert Vilariño menciona varias guías que ayudan al sector privado en esta función.

Por José Luis Trimiño

Sigue leyendo