Archivo de la etiqueta: agua potable

Agua: desafíos pendientes

impure water - jeffrey moyo - ips

Foto: Jeffrey Moyo (IPS)

El pasado mes de marzo la ONU lanzó una nueva década del agua: “International Decade for Action: Water for Sustainable Development” para movilizar la implementación de acciones y la cooperación en materia de agua. Ya hablamos de ello en este blog[1].

Con ese motivo, hoy vamos a pasar revista a varios artículos sobre el agua en el mundo, recopilados a lo largo de los últimos meses.

Por José Luis Trimiño                                                                      7 de enero de 2019 Sigue leyendo

Anuncios

Las mujeres, clave para una buena gestión del agua

waterchlorinedrc-flickr-oxfam.jpg

Cloración de agua en la RDC. Imagen: Flickr / Oxam

Hoy voy a referirme al importante papel que juegan las mujeres para que la gestión del agua, a todos los niveles, sea buena. De ello trata el artículo “Women are the secret weapon for better water management”, publicado en Devex. Su autora es Ayushi Trevedi.

Eso coincide con la experiencia de Energía sin Fronteras en las actuaciones que tenemos para mejorar el acceso al agua. Funcionan mejor cuando más involucradas están las mujeres en la definición y diseño del proyecto y en la gestión del servicio (comités de agua, etc.).

Cuando las mujeres tienen peso importante en la gestión del agua, son mejores los efectos en las comunidades (funcionamiento de los sistemas, gestión económica). La presencia de mujeres a niveles más altos lleva a políticas más inclusivas y a abordar cuestiones que, si no, quedarían de lado. Y los países donde las mujeres están más empoderadas y hay más igualdad de género suelen ser más estables y pacíficos.

Por José Luis Trimiño                                                              9 de diciembre de 2018

El artículo empieza refiriendo un caso en Malaui. Un programa gubernamental de los años 80 para suministrar agua por tubería. El 90% de los miembros de los comités de agua eran hombres. A menudo fuera de casa, no estaban muy al corriente de lo que pasaba. Surgieron muchos problemas. Cuando las mujeres pasaron a ser mayoría en los comités, las facturas se pagaban de modo más regular, los comités se reunían con más frecuencia -y más asistencia- e hicieron que se rediseñaran las fuentes comunales para acomodarse mejor a las necesidades.

Trevedi da referencias de otros casos en los que proyectos de agua ganan en eficacia cuando las mujeres participan mucho. Y señala que, a pesar de ello, hay poca participación femenina en el conjunto del sector agua-saneamiento-higiene. Pocas mujeres trabajan en el sector, en especial, en puestos técnicos.

En los países en desarrollo en particular, es frecuente que hombres y mujeres tengan prioridades y responsabilidades diferentes en lo que se refiere al uso del agua. Además de trabajar en el campo como los hombres, las mujeres suelen ser las que van a buscar el agua y quienes la usan en casa; en definitiva, son las decisoras principales a nivel doméstico.

De manera que es lógico que, si influyen de manera importante en la gestión del agua, todo vaya mejor: más acceso, sistemas operativos, beneficios económicos y ambientales… Se apoya en un estudio del PNUD de 44 proyectos de agua en Asia y África[1]. También da cuenta de otro estudio[2], que muestra que las mujeres comparten el agua de modo más equitativo que los hombres.

El artículo afirma que, afortunadamente, cada vez las mujeres intervienen más en el sector del agua. También a nivel de responsables políticos, puestos en los que las mujeres promueven políticas más inclusivas y temas habitualmente descuidados. Cita el caso de Maria Mutagamba, que fue ministra de agua y medio ambiente en Uganda.

A continuación, Ayushi Trevedi trata de los conflictos por el agua, normalmente ligados a la escasez de recursos hídricos. Conflictos que son más frecuentes por el aumento de la demanda de agua y los efectos del cambio climático[3]. Apoyándose en un informe del World Resources Institute[4], sostiene que, allí donde hay más equidad de género y donde las mujeres están más empoderadas, hay más paz y estabilidad. Eso es así porque el riesgo de estrés hídrico no solo depende de las sequías e inundaciones sino también de la capacidad de la comunidad para gestionar de modo justo y de ser resiliente frente a estos riesgos naturales.

El artículo termina apuntando a la necesidad de profundizar en estos estudios. Hay muchos ejemplos, como los citados, del potencial de las mujeres en la gestión del agua. Pero, para establecer políticas y convencer a quienes toman decisiones, se necesitan más pruebas y mediciones de impacto. Ello requiere que cuando se evalúen proyectos de agua -y también los de construcción de paz- se midan los efectos de la participación de las mujeres.

CC BY-NC-SA
[1]Mainstreaming gender in Water Management
[2]Sharing Common Resources in Patriarchal and Status-Based Societies: Evidence from Tanzania
[3] Cfr. Meta 6.4 del ODS 6: “De aquí a 2030, aumentar considerablemente el uso eficiente de los recursos hídricos en todos los sectores y asegurar la sostenibilidad de la extracción y el abastecimiento de agua dulce para hacer frente a la escasez de agua y reducir considerablemente el número de personas que sufren falta de agua”
[4] “Water, Security and Conflict”

Darlo gratis es problemático

Imagen: Ecofiltro

En Energía sin Fronteras hemos empezado a hacer proyectos en los que los beneficiarios -nos planteamos si seguir llamándolos así- pagan por recibir la propiedad de las instalaciones. Estamos en la fase piloto del proyecto CORYLUS, en Honduras, que sigue este modelo. Ya hemos hablado de ello en algunas otras entradas de este blog.

Claro que no somos los únicos que seguimos esa vía. Son muchas las voces y organizaciones que preconizan(mos) el uso de términos como “usuario” o “cliente”. Ello pone el énfasis en su empoderamiento, derechos y poder de decisión, huyendo del tópico del “salvador blanco”.

Voy a referirme al artículo The Trouble with “Free”: Why Treating the Poor as Customers Works Better than Charity, de Philip Wilson, publicado en Next Billion.

Por José Luis Trimiño                                                           14 de noviembre de 2018 Sigue leyendo

Agua, saneamiento e higiene en las escuelas

WASH in schools

Imagen: WASH Advocates

Como saben los lectores, en la Fundación Energía sin Fronteras no solo trabajamos en el sector “energía”, sino también en el de “agua y saneamiento”. Y prestamos una atención particular al binomio agua-energía”. Por eso ya hemos hablado aquí algunas veces del “Joint Monitoring Programme” (JMP), que hace el seguimiento del ODS nº 6 (Agua y Saneamiento) de la Agenda 2030.

Hoy vamos a referirnos a uno de estos informes del JMP, tituladoDrinking Water, Sanitation and Hygiene in Schools: Global Baseline Report 2018”. Este informe:

-Da una visión global de la situación.

-Propone unos “niveles de servicio” (“ladders”).

-Recoge los datos básicos de la situación de las escuelas en cuanto a: 1) agua potable, 2) servicios de saneamiento y 3) higiene. En todo el mundo, por regiones y por países.

-Pone en evidencia las desigualdades según el nivel de las escuelas, las zonas (urbanas / rurales; regiones o partes de un país), tipos de escuela y relación con la situación en los hogares.

-Estudia la disponibilidad, asequibilidad, calidad y aceptabilidad de los servicios de agua, saneamiento e higiene en las escuelas.

-Extrae unas conclusiones sobre: 1) la cobertura de los servicios, 2) el nivel de servicio, 2) cuestiones relativas al seguimiento, las definiciones y los datos.

Por José Luis Trimiño                                                                 31 de octubre de 2018 Sigue leyendo

Distribuidores de agua en pre-pago

Grundfos - Kenia

Imagen: Grundfos

El agua es uno de los dos sectores importantes de actividad de Energía sin Fronteras -el otro es la energía. En los proyectos que hacemos somos muy conscientes de la importancia de gestionar y mantener bien las instalaciones. Es la base de la sostenibilidad.

El problema es particularmente grave en zonas rurales aisladas, que es donde prioritariamente trabajamos. Es frecuente que haya puntos de toma de agua que no funcionan. Otras veces, los usuarios pagan, pero el dinero recogido no se gestiona bien, de manera que dejan de pagar y eso lleva a que se abandone el mantenimiento del sistema. Hace falta alguien (público, comunitario, privado) que haga el mantenimiento, alguien que cobre el servicio y que pague el mantenimiento.

Hoy traemos una solución innovadora. Un sistema de suministro de agua en pre-pago, que gestiona las cuentas, los cobros y los datos relativos al agua. Para la energía hay sistemas similares, más desarrollados (“pay-as-you-go”).

Por José Luis Trimiño                                                                    25 de julio de 2018 Sigue leyendo

Empieza la década del agua

La década del agua

Foto: Imal Hashem – Taimani Films – World Bank

Llevamos unos días que este blog dedica una atención particular al agua y al saneamiento. Hoy no puede ser menos. Y es que el 22 de marzo de cada año se celebra el “Día Mundial del Agua[1]”. Las Naciones Unidas tienen una página web dedicada a ello.

No he visto todavía siquiera en qué tema se centra este año el Día Mundial del Agua. Tiempo tendremos.

Pero sí sé que hoy se va a lanzar una “Década de Acción por el Agua”[2]. A eso me voy a referir.

Y también, dentro de esta lógica de acción, a qué podemos hacer cada uno de nosotros por un agua más segura.

El agua y saneamiento es uno -el otro es la energía- de los dos sectores de actividad de Energía sin Fronteras. Está en nuestra misión. En la página web se pueden ver los proyectos que hemos realizado, en particular los relativos al agua y al saneamiento.

Por José Luis Trimiño                                                                    22 de marzo de 2018 Sigue leyendo

¿Cuántas personas tienen acceso al agua y al saneamiento?

JMP report Progress drinking water

Imagen: JMP (WHO + UNICEF)

Hace poco, en una jornada donde, entre otros temas, se trataba de la Agenda 2030 en el sector agua-saneamiento, se manifestó que algunos participantes habían visto cifras diferentes sobre cuántas personas en el mundo tienen acceso al agua y cuántas al saneamiento. Y refiriéndose a la misma fuente, la Organización Mundial de la Salud.

En mi opinión, el problema reside, principalmente, en las condiciones de acceso al servicio, la “escala de acceso”. Diferentes niveles llevan a cifras diferentes.

En el marco de la implementación de la Agenda 2030, es el “Joint Monitoring Programme (JMP)” de la Organización Mundial de la Salud y Unicef, el responsable de la información oficial sobre los indicadores mundiales de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) relacionados con el agua potable, el saneamiento y la higiene.

La página web del JMP da información al respecto.

Las escalas de servicio y las cifras globales más actualizadas están disponibles allí:

-Para el agua para beber.

-Para el saneamiento.

-Para la higiene.

Creo que, tradicionalmente, en el mundo de la cooperación al desarrollo[1] y en el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) se utilizaban, sobre todo, las cifras correspondientes a los niveles de “agua para beber de fuente mejorada” y “saneamiento mejorado”. Sin embargo, desde el año pasado, el marco global de seguimiento de los ODS prefiere considerar, en ambos casos, el indicador correspondiente a “gestionado de forma segura”, que es un nivel más elevado.

Por José Luis Trimiño                                                                    19 de marzo de 2018 Sigue leyendo