Archivo de la etiqueta: Empresas

Fô Bouré (Benín) – Foto: Fundación Energía sin Fronteras

El programa ESMAP, del Banco Mundial, publicó hace unos meses un informe -creo que serio y relevante- sobre las mini-redes: “Mini Grids for Half a Billion People: Market Outlook and Handbook for Decision Makers”.

El informe da cuenta de la situación, a nivel mundial, del sector y el mercado de las mini-redes, Analiza los costes y las innovaciones tecnológicas. Destaca la importancia de que los procesos de planificación consideren desde el principio los mecanismos de micro-financiación y de generación de ingresos.

Señala que es importante fijar pronto las especificaciones técnicas y las alternativas comerciales para la integración en la red principal cuando esta llegue.

Por José Luis Trimiño                                                                           4 de abril de 2020

Sigue leyendo

Mano de obra y habilidades para el acceso universal a la energía

Regadío con minicentral hidráulica en Pacaipampa (Perú)
Foto: Fundación Energía sin Fronteras

Lograr el acceso universal a la energía en 2030 requiere naturalmente, personas que trabajen en ello. ¿Las hay -y las habrá- en número y con conocimientos suficientes?

Esta pregunta se la hicieron en Power for All. Y en 2018 lanzaron una campaña “Powering Jobs Census: the Energy Access Workforce”. Se trataba de: 1) hacer un censo anual del empleo y su potencial en el subsector de la energía renovable descentralizada / fuera de red (ERD) y 2) utilizar los resultados para promover políticas que mejoren el acceso a la energía y creen empleos especializados.

Hoy traigo aquí el resultado del Powering Jobs Census 2019.

Por José Luis Trimiño                                                                           2 de abril de 2020


Power for All remite a estudios de la OIT, UNIDO e IRENA que señalan que el problema del acceso a la energía no es fundamentalmente económico -muchos gastan más en energías contaminantes que lo que gastarían en limpias- sino de problemas ligados a la distribución, la financiación y las habilidades técnicas y las empresas de energía renovable distribuida para llegar a “la última milla”. Un informe del World Economic Forum considera que el capital humano es la parte menos preparada para el acceso universal a la energía.

Se estima que, en el año 2030, el sector de las energías renovables dará trabajo a 24 millones de personas y que, de ellas, 4,5 millones trabajarán en empleos nuevos que se crearán en el subsector de fuera de red. Ahora bien, hoy en día, solo el 2% de los empleos en renovables están en África Subsahariana. Eso puede constituir una barrera importante para el acceso universal a la energía.

El Powering Jobs Census 2019: the Energy Access Workforce subraya que es necesario -y una oportunidad- invertir en formar en los aspectos técnicos, financieros, gerenciales y empresariales del acceso universal a la energía.

El Powering Jobs Census 2019 ha recopilado y analizado los datos del empleo en el subsector ERD en 150 empresas de la India, Nigeria y Kenia, cubriendo todo el espectro de las tecnologías. Después se realizaron mesas redondas de consultas con los actores implicados en cada uno de los países.

Los principales mensajes del informe son:

-Aumentar el acceso a la energía crea empleos directos. En particular, las renovables fuera de red los generan de manera significativa, comparables con otros subsectores de la energía. Da cifras.

-Hay que mejorar la formación para lograr, a la vez, más creación de empleo y local y más avance en el acceso a la energía. No solo formación técnica, también en finanzas, ventas, cuestiones legales y gestión. Hay pocos titulados, no están bien formados para las empresas y faltan canales de selección.

-Cada empleo directo en ERD genera empleos en las comunidades donde da servicio. Los usos productivos de la energía crean empleo. Desde luego, en agricultura, lo que produce trabajo en otros sectores.

-Es particularmente relevante la creación de empleo para las mujeres y los jóvenes rurales. Es importante en la cadena de valor del acceso a la economía, pero podría ser más alto, porque hay factores culturales y sociales que lo limitan.

-Actualmente, el motor principal del empleo son los sistemas pico y las empresas de sistemas solares aislados. Pero es probable que en las mini-redes el empleo aumente, incluso llegando a superar el de los sistemas aislados. Varía de unos países a otros; depende mucho de las políticas que se aplican.

Sobre las políticas, recomienda:

-Más colaboración público-privada (gobiernos, empresas, centros de formación), tanto en lo técnico como en otras cuestiones (gestión, finanzas, planificación, comunicación, seguridad en el trabajo, anti-acoso…).

-Facilitar el desarrollo y la financiación de empresas de ERD.

-Estimular las oportunidades de empleo para los jóvenes, tanto con formación profesional como universitaria. Prestar atención a los jóvenes vulnerables.

-Más oportunidades para las mujeres. Políticas y prácticas de equidad de género. Fomentar el que haya mujeres en la formación. Información.

-Formalizar las acreditaciones laborales: Bases de datos de técnicos acreditados; mecanismos para reconocer a trabajadores que tienen las habilidades necesarias, pero no están acreditados.

-Recoger más datos. Hay más potencial para empleos en usos productivos e informales; hace falta más colaboración en eso.

-Poner en contacto a las empresas rurales, los programas de formación y las empresas de renovable descentralizada.

-Considerar las posibilidades de fabricación local que pueden generar más empleo; también, componentes para el sector de las tecnologías avanzadas. Pueden darse incentivos fiscales.

-Más transparencia: facilitar el acceso a los planes y a las informaciones del mercado hace que las empresas de ERD puedan tener mayor impacto.

Hay más información en powerforall.org/poweringjobs. Y una nota de prensa -con otro material de comunicación.

CC BY-NC-SA

El impacto de la energía fuera de red

Interior de una casa en Alta Verapaz (Guatemala) Imagen: Fundación Energía sin Fronteras

La Fundación Energía sin Fronteras tiene como misión el contribuir a mejorar la calidad de vida de las personas y comunidades desfavorecidas facilitando el acceso a servicios de energía moderna, agua potable y saneamiento, de forma segura y sostenible, a los que no los tienen o los tienen de forma precaria o inasequible. Para ello realizamos proyectos -y otras actividades, de estudios o de sensibilización. Regularmente nos ponemos en cuestión a nosotros mismos, preguntándonos “¿Cuál es el impacto de lo que hacemos?”.

A responder a esta pregunta, en el sector de la energía, contribuye el informe Why Off-Grid Energy Matters. Lo ha publicado 60 Decibels. Se basa en 35.000 entrevistas con clientes y con 49 empresas de energía fuera de red en 17 países. Creo que no solo tiene valor por los resultados que presenta, sino también por su contribución a cómo medir el impacto.

Expone los impactos tal como los perciben los clientes. Muestra que las soluciones actuales de fuera de red producen un impacto positivo. También identifica riesgos a los que hacer frente y brechas a cubrir. Analiza cómo se comporta cada uno de los subsectores (lámparas solares, sistemas domiciliarios, mini-redes, aparatos, cocinado limpio). Y propone un índice de impacto (60dB Impact Index).

Por José Luis Trimiño                                                                           11 de marzo de 2020


He sabido de él a través del artículo “Expanding Impact and Emerging Risks in Off-Grid Energy: 10 Customer Insights – And Five Calls to Action”, de dos de los autores del informe, Kat Harrison y Sacha Dichter, publicado en Next Billion. En él señalan que medir el impacto social suele implicar un equilibrio: por un lado, hay que llegar a entender bien la realidad en el terreno; por otra, para comparar resultados y llegar a conclusiones amplias hay que evitar perderse en los detalles.

60 Decibels es una empresa social del grupo Acumen.

El informe llega a diez conclusiones principales:

-Impacto positivo. Los clientes dan cuenta de ello sistemáticamente: gracias al acceso a la energía fuera de red disponen de mejor iluminación, bienestar y seguridad y gastan menos queroseno.

-Los clientes más pobres siguen quedando de lado. El sector no es tan inclusivo como podría. Llega a pocos de los más pobres.

-A medida que las empresas crecen, se orientan hacia segmentos más altos del mercado y menos hacia los más pobres.

-Las mini-redes son -en comparación con otros sistemas- las que más servicio dan a familias de bajos ingresos.

-Las lámparas solares son el producto cuyo impacto es relativamente más alto.

-Hay que involucrar más a las mujeres. La mayoría de los clientes son hombres.

-La quinta parte de los clientes utiliza el acceso a la energía para actividades de generación de ingresos.

-Está cayendo el consumo de queroseno -y de otros combustibles fósiles tradicionales- para la iluminación, lo que contribuye a una mejor salud y a menos emisiones de CO2.

-La calidad de los productos y el servicio post-venta tienen que mejorar. Muchos clientes se quejan de ello.

-Cada vez hay más problemas de pago. Aunque el porcentaje es bajo.

Por ello, el informe recomienda que:

-Las empresas sigan invirtiendo en que los productos sean asequibles. Para llegar a los clientes de ingresos más bajos.

-Las empresas y el sector estén atentos a los impagos, cuyo número puede aumentar rápidamente. Debe haber leyes de protección de los consumidores. El sector tiene que seguir haciendo un seguimiento de las dificultades de los clientes, para evitar impactos negativos en ellos.

-Los financiadores y las empresas presten más atención al equilibrio de género. La mayoría de las empresas se han comprometido a mejorar la inclusividad de género, pero los hombres siguen siendo la mayoría de los clientes y de quienes toman las decisiones. Eso sí, el impacto de los productos es mayor en las mujeres.

-Las empresas sean más activas en resolver los problemas de los clientes, mejoren su servicio postventa y sigan invirtiendo en mejorar la calidad de los productos, la formación y el apoyo al servicio.

-El sector trabaje en hacer que las mini-redes -que tienen más potencial de inclusividad y de impacto- sean más viables, gracias al apoyo de alianzas más fuertes entre empresas, inversores y sector privado, apoyadas por capital concesional.

El 60dB Impact Index permite hacer comparaciones del impacto social, de manera fiable, entre empresas y entre sectores. Ello facilita evaluar cosas como el impacto social respecto al dinero invertido o la correlación entre impacto social y viabilidad financiera.

Contenido del informe:

-Introducción

            Qué se puede esperar de este informe

            10 cosas que hay que saber sobre el impacto de la energía fuera de red

            Los datos que aparecen en este informe

-Parte 1: Impacto

            El impacto de la energía fuera de red

            Medición. El nuevo “60dB Impact Index

-Parte 2: Resultados encontrados

            Escala, tiempo y geografía

Experiencia y feedback de los clientes.

-Parte 3: Los subsectores

            Lámparas solares

Sistemas solares domiciliarios

Mini-redes

Aparatos

Cocinado limpio.

-Reflexiones finales

            Los datos y las decisiones

            Conclusiones

-Apéndice

            Glosario de los indicadores utilizados[1]

            Ejemplo elaborado del 60dB Impact Index

CC BY-NC-SA


[1] Me parece particularmente serio. Hay una definición de cada uno de los indicadores de impacto que se utilizan en el informe