Archivo de la etiqueta: Financiación

La Comisión Europea y las fundaciones, por el acceso a la energía

Imagen: Comisión Europea

Hace poco he tenido la oportunidad de asistir, en nombre de Energía sin Fronteras a una reunión / jornada titulada “Building strong partnerships with foundations to deliver sustainable and affordable energy in partner countries”. La organizó la Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo (DEVCO[1]) de la Comisión Europea (CE).

Se trataba de un intercambio de ideas. Por la CE, la unidad encargada de relaciones con la sociedad civil expuso los mecanismos de colaboración con ONG en general y fundaciones en particular; la unidad responsable de energía y cambio climático presentó sus iniciativas. Las fundaciones participantes, entre ellas, Esf, expusimos nuestras actuaciones.

La reunión dio lugar a un valioso intercambio de puntos de vista sobre el rol de la energía para el desarrollo, la situación del acceso a la energía, las dificultades para llegar a los más vulnerables y aislados, los factores y actores clave, modelos de negocio y financiación. Se constató una cierta laguna de conocimiento y actuación en el ámbito del cocinado, mucho menos tratado que el acceso a la electricidad. Se acordó establecer una plataforma para colaborar y compartir conocimiento entre la DG DEVCO de la CE y las fundaciones y entre estas entre sí.

Por José Luis Trimiño                                                                      2 de junio de 2019


La reunión tuvo lugar en Bruselas el 24 de mayo. Por parte de la Comisión Europea (CE) participaron funcionarios de las unidades DEVCO/A5 (Relaciones con la sociedad civil y fundaciones) y DEVCO/C6 (Energía y cambio climático). Además de Energía sin Fronteras, asistieron representantes de la Aga Khan Foundation, European Climate Foundation, Fondazione ENI, Fondazione ENEL, Fundación Acciona.org, Shell Foundation, Power for All y otra, cuyo nombre no recuerdo. (La verdad es que esperaba que hubiera más asistencia).

-DEVCO/A5[2] se ocupó primero de relaciones con ONG -originalmente, europeas, luego, también de países en desarrollo (PED)-, se amplió a instituciones públicas locales de PED y se va abriendo a otras organizaciones: cooperativas, sindicatos…y fundaciones. Son conscientes de que las fundaciones son un tipo de ONG; muy diversas entre sí, por sus especificidades y por el marco jurídico en el que se desenvuelven -distinto de unos países a otros. DEVCO/A/5 suele dialogar y trabajar más con redes y agrupaciones de ONG, no tanto con organizaciones individuales (aparte de proveer financiación, a través de concursos de proyectos -“call for proposals”).

-DEVCO/C/6[3] presentó distintas actuaciones de la Comisión Europea en el ámbito de la cooperación al desarrollo en el sector de la energía y el cambio climático[4]: External Investment Plan (EIP) (reducir riesgos de inversiones), Electrification Financing Initiative (blending), Climate Investor One, Africa Renewable Energy Scale-up Facility, Transferability and Convertibility Facility, Facility for Energy Inclusion. Subrayó la necesidad de hacer más esfuerzo en África, países frágiles y grupos vulnerables; no solo en acceso a la energía, también eficiencia y efecto en cambio climático.

Las fundaciones asistentes cubren un amplio espectro de actividades: financiación, asistencia técnica, provisión de servicios, “think tank”, realización de proyectos, formación, desarrollo de modelos empresariales, gestión de fondos…

A lo largo de la jornada se señaló que la energía juega un papel catalítico para el desarrollo. Está muy relacionada con el crecimiento de las empresas y la economía, la agricultura, la salud, la educación y el género.

Se están poniendo en marcha diversas iniciativas y modelos de negocio para extender el acceso a la energía, tanto de las personas como de las empresas locales. Las mayores dificultades están en la “última milla”: en África, los países frágiles, las zonas aisladas, los grupos más vulnerables, donde la capacidad financiera es más baja. Allí hay menos incentivos para que entren las empresas privadas; no es fácil que una micro-red sea rentable; muchas empresas distribuidoras tienen dificultades para acceder a financiación.

Resulta esencial que exista un entorno favorable: políticas públicas y marcos regulatorios, actores locales (públicos y de la sociedad civil) dinámicos y responsables ante los usuarios. Se han desarrollado diversos modelos de negocio, pero no hay soluciones únicas, hay que adaptarse a la realidad local. Técnicamente, coexisten los modelos de extensión de red, micro-redes y sistemas aislados. Y a los modelos tradicionales de gestión del servicio -entidad pública y empresa privada- se añaden cada vez más las empresas sociales. Se subrayó también la importancia del capital humano.

La financiación es fundamental. Desde la Conferencia de Addis Abeba sobre Financiación del Desarrollo[5] hay una conciencia generalizada de que el desarrollo se financia de fuentes diversas: recursos nacionales públicos, inversión privada (local y exterior), cooperación internacional al desarrollo (créditos y subvenciones), remesas de emigrantes… La Comisión Europea es muy activa en proveer instrumentos que facilitan la fusión (“blending”) de donaciones y créditos, cobertura de riesgos, garantías, etc.; aunque no ha intervenido todavía en bonos sociales (“social bonds”) ni en inversiones de impacto (“impact investments”).

Hay conciencia de que la energía no es solo electricidad, sino también sistemas de cocinado eficientes, saludables y ambientalmente sostenibles. Pero -al menos entre los asistentes- hay menos conocimiento de la problemática, las necesidades y las soluciones para el cocinado limpio. Mencioné la “Guía de Biomasa[6]”, que preparamos en Energía sin Fronteras hace unos años y suscitó mucho interés.

En la reunión se acordó establecer un marco de colaboración e intercambio entre la DG DEVCO de la CE y las fundaciones participantes.

En definitiva, un punto útil para mejorar la coordinación entre actores que trabajamos por mejorar el acceso universal a la energía.

CC BY-NC-SA


[1] https://ec.europa.eu/info/departments/international-cooperation-and-development_es y https://ec.europa.eu/europeaid/. Organigrama: https://ec.europa.eu/europeaid/sites/devco/files/organisation-chart-20190501_en.pdf. Plan Estratégico 2016-2020: https://ec.europa.eu/info/publications/strategic-plan-2016-2020-international-cooperation-and-development_en. Plan de Gestión 2019: https://ec.europa.eu/info/publications/management-plan-2019-international-cooperation-and-development_en.

[2] https://ec.europa.eu/europeaid/civil-society_en

[3] https://ec.europa.eu/europeaid/sectors/energy/energy_en

[4] Hace poco hemos publicado en este blog una entrada en la que se presentan algunas de estas actuaciones: https://amigosesf.wordpress.com/2019/04/08/cooperacion-en-energia-lo-que-hace-la-ue/

[5] Agenda de Acción de Addis Abeba: https://www.un.org/esa/ffd/wp-content/uploads/2015/08/AAAA_Outcome.pdf

[6] https://energiasinfronteras.org/proyectos/estudios/70-gu%C3%ADa-de-sensibilizaci%C3%B3n-%E2%80%9Cbiomasa-y-desarrollo%E2%80%9D-oportunidades-de-la-biomasa-para-mejorar-el-acceso-local-a-la-energ%C3%ADa-en-comunidades-rurales-aisladas-de-am%C3%A9rica-latina-julio-2012

Anuncios

Inversiones con impacto social: ¿qué las caracteriza? ¿a cuánto ascienden?

I

Imagen: SVPDenver (httpsgoo.glimageskBAWCz) -> Optimy

En varias entradas anteriores[1] nos hemos referido a las inversiones con impacto social[2] -las que buscan obtener un beneficio social además de una rentabilidad financiera. Hoy vamos a profundizar un poco más en ellas, a través de dos artículos del GIIN. Uno, el que me parece más interesante, sobre su definición y características esenciales. Otro, sobre el volumen que alcanzan a nivel mundial.

Por José Luis Trimiño                                                                     6 de mayo de 2019


He encontrado la referencia en un artículo de Adva Saldinger publicado en Devex: GIIN looks to define growing impact investing market.

Los documentos proceden del GIIN (Global Impact Investing Networkg). Definen las inversiones con impacto social (“impact investments”) como aquellas que, además de un rendimiento financiero, pretenden generar un impacto positivo en los campos social o medioambiental. Los inversores las utilizan cuando quieren que su capital contribuya a mejorar la vida de las personas y el medio ambiente.

El primer documento se titula Core characteristics of impact investing”. Responde a una necesidad de los mercados financieros y de los inversores: tener claro dónde invierten. Pretende suministrarles:

-una lista de prácticas para ver la credibilidad de su enfoque;

-unos jalones para estimar la calidad y credibilidad de un potencial socio inversor.

Y establecer un concepto compartido por muchos actores que:

-permita diferenciar las inversiones de impacto social de otras;

-haga más probable el contribuir a impactos positivos.

El documento fija cuatro elementos clave de las inversiones de impacto social:

-El propósito. Que intenten contribuir a soluciones sociales o medioambientales. Esto las diferencia de otras estrategias como el “ESG Investing[3]”, las “inversiones responsables[4]” o las “estrategias para la detección“ (“screening strategies”).

-Los rendimientos financieros. Buscan una rentabilidad financiera del capital, que puede ir desde tasas por debajo de las del mercado hasta tasas de mercado ajustadas por el riesgo.

-El rango de activos. Pueden hacerse con cualquier tipo de activos.

-Medir el impacto. El inversor se compromete a medir e informar sobre el rendimiento social y ambiental de las inversiones.

Los inversores con impacto social dicen emplear cuatro prácticas:

-Tener la intención de obtener rendimientos financieros, sociales y/o medioambientales. Esto implica:

. Establecer objetivos claros, tanto financieros como de impacto.

. Argumentar la inversión de manera explícita acerca de estos objetivos y de las estrategias a utilizar para alcanzarlos.

-Al diseñar la inversión, hacer uso de los datos y pruebas del impacto:

. Identificar una necesidad social o ambiental con base científica o empírica y que la exprese la población o comunidad a la que va a servir.

. Hacer uso de las pruebas disponibles para: a) fijar las metas, b) establecer las estrategias de inversión -entendiendo los posibles efectos negativos- y c) elegir indicadores adecuados.

. Mejorar la capacidad de analizar los impactos y de ser más rigurosos.

-Gestionar los resultados de la inversión, lo que incluye:

            . Retroalimentación a lo largo de la vida de la inversión.

            . Identificar los riesgos y elaborar planes de mitigación.

            . Buscar la mitigación de las consecuencias negativas.

            . Difundir la información sobre los resultados.

-Contribuir al crecimiento de estas inversiones con impacto social:

            . Ser transparentes.

            . Compromiso con convenios, enfoques y normas al respecto.

. En los procesos de decisión, considerar el impacto en potenciales socios y grupos a los que se puedan dirigir otras inversiones.

. Compartir los datos y lecciones aprendidas.

El segundo documento es Sizing the impact investment market.

Estima que el volumen actual de estas inversiones con impacto social es de unos 500.000 millones de USD en todo el mundo. Los gestionan unas 1.340 organizaciones. Algunos inversores gestionan más de 1.000 millones de USD.

El informe reconoce que se trata de una estimación. El GIIN ha examinado las cifras de los inversores que estaban disponibles y ha utilizado esa información para estimar las cifras de aquellos cuyos datos no estaban disponibles.

El GIIN considera que este informe permite comparaciones, lo que ayudará a inspirar confianza y, por otra parte, facilitará el seguir la evolución del tamaño de este mercado.

CC BY-NC-SA


[1] https://amigosesf.wordpress.com/2019/04/22/inversiones-privadas-para-el-desarrollo-sostenible/, https://amigosesf.wordpress.com/2018/08/07/empresas-sociales-la-socap-2017/, https://amigosesf.wordpress.com/2017/08/25/las-inversiones-con-impacto-social-siguen-creciendo/, https://amigosesf.wordpress.com/2017/06/25/cual-es-el-impacto-de-las-inversiones-con-impacto-social/, https://amigosesf.wordpress.com/2017/01/23/4-tendencias-de-las-inversiones-con-impacto-social/,

[2] Yo suelo traducir “impact investments” por “inversiones con impacto social”, aunque soy consciente de que, además de lo social, incluyen lo medioambiental.

[3] https://www.investopedia.com/terms/e/environmental-social-and-governance-esg-criteria.asp

[4] https://www.unpri.org/pri/what-is-responsible-investment. Personalmente, no consigo ver claramente las diferencias -si las hay. entre “impact investing”, “responsible investing”, “socially responsible investing” y “social investing”.

Inversiones privadas para el desarrollo sostenible

Publicación de Global Compact

Hace un par de días recogíamos aquí unas opiniones críticas sobre la participación del sector privado en el desarrollo, específicamente en las asociaciones público-privadas. Hoy traigo la otra cara de la moneda. Un documento que defiende su valor. Procede del ECDPM. Se titula “Leveraging private investment for sustainable development”.

El documento aporta puntos de vista y estudia enfoques e instrumentos para que inversiones privadas se alineen con los ODS, sin olvidar la necesidad de que empresas e inversores privados obtengan rendimientos financieros. Examina cómo hacer que las actividades e inversiones de las empresas sean más responsables, inclusivas y sostenibles y el uso de recursos públicos para estimular y poner en marcha inversiones privadas.

Por José Luis Trimiño                                                                    22 de abril de 2019


El ECDPM (European Centre for Development Policy Management) es un centro de investigación, basado en Maastricht -Mastrique, en español tradicional-, en los Países Bajos.

El informe al que nos referimos forma parte de su colección “Great Insights”, vol. 7, ed. 2. Sus autores son Jeske van Seters y Sebastian Grosse-Puppendahl.

Desde que se aprobó la Agenda 2030, en 2015, se insiste en que el desarrollo es cosa de todos -no solo de países pobres, agencias de cooperación y ONG; de movilizar a las empresas, la financiación privada, las inversiones empresariales. En suma, de aunar recursos, conocimientos y capacidades. En el mundo, la mayor parte de los empleos y de las inversiones proceden del sector privado. Por ello, juega un papel crítico en producción, inversiones, innovación, tecnología, financiación y provisión de servicios. De ahí que constituya un actor fundamental para el desarrollo.

No se puede dar por hecho que el sector privado sea responsable e inclusivo. Ni ello es un fin en sí mismo. El documento pone en evidencia que el sector privado no es un grupo homogéneo, sino muy diversificado. Destaca y muestra la importancia de que empresas, gobiernos, organismos de cooperación, instituciones financieras y sociedad civil colaboren de diferentes maneras, teniendo presentes sus diferentes mandatos, motivaciones e incentivos.

Trabajar de forma diferente a la tradicional y conseguir mayor impacto para alcanzar los ODS requiere ambición y aceptar riesgos. No solo es cuestión de financiación y de indicadores financieros -lo de los “billions to trillions”- sino de que las intervenciones e inversiones sean de la calidad y tipo adecuados, de modo que las actuaciones de unos y otros sumen, no distorsionen, y estén ancladas en las realidades locales.

El informe consta de un editorial y 18 artículos:

A) Presentaciones:

-El Plan de Inversiones Exteriores de la UE: Crear empleos sostenibles para erradicar la pobreza en los países próximos a la UE y en África /Neven Mimica, Comisario Europeo).

-La financiación europea del desarrollo y el modelo del BERD[1] (Suma Chakrabati, BERD).

-Políticas para movilizar al sector privado: Abrir la mente (Alexander de Croo, Bélgica).

-La FAO[2] promueve criterios sostenibles para movilizar la financiación para la agricultura (entrevista con José Graziano da Silva, FAO).

B) Movilizar la financiación privada:

-Las operaciones de los bancos multilaterales de desarrollo con la financiación privada: ¿prestamistas o movilizadores? (Nancy Lee, CGD).

-El compromiso de las instituciones financieras de desarrollo[3] para movilizar la financiación privada para los ODS (Soren Peter Andreasen EDFI).

-Involucrar al sector privado en la financiación mixta (“blended finance”): Justice Johnston (Convergence).

-Hace falta un pueblo: Por qué el pacto con África puede funcionar (Rob Floyd, ACET[4]).

-Movilizar la financiación del sector privado: Lo que han aprendido las organizaciones filantrópicas (A. Burgett y R. Salvado, Fundación Gates).

-Dar nueva forma a la “financiación privada para el desarrollo” de la UE (San Bilal, ECDPM).

-Desplegando capital riesgo en mercados desconocidos: rompiendo moldes (Cécile Ambert, Banco Africano de Desarrollo[5]).

C) Empresas responsables y con impacto:

-Conseguir cadenas de suministro sostenibles: perspectiva del sector privado (Norma Wouters-Snell, Noble Achievers).

-El liderazgo de la UE para promover conductas empresariales responsables en cadenas de valor globales (Jeske van Seters y Karim Karaki, ECDPM).

-La adaptación local de las multinacionales es clave para el desarrollo sostenible (Constantine Bartel, Universidad de Zurich).

-Una empresa de alimentación en África Occidental: el negocio implica desarrollo sostenible (Entrevista con Sylvie Sagbo, SENAR).

-¿El precio del petróleo? Desarrollo extractivo y riesgo de conflicto en Kenia (George Grayson, International Alert).

-Hacer negocios bien en Etiopía (Margaux Yost y Domicic Kotas, BSR).

-La empresa social de Chevron en Nigeria (Zachary Kaplan, DAI).

Otro informe interesante en esta línea es “Private Sector Investment and Sustainable Development”, del Pacto Mundial (Global Compact), aunque ya tiene unos años. Quizás hablemos de él otro día.

CC BY-NC-SA


[1] Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (https://www.ebrd.com/home)

[2] Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (http://www.fao.org/home/es/)

[3] DFIs: https://www.oecd.org/dac/stats/development-finance-institutions-private-sector-development.htm

[4] African Center for Economic Transformation (http://acetforafrica.org/)

[5] BAfD: https://www.afdb.org/fr/

Eurodad sigue criticando las APPD

ppp-monitor-ADBA finales de diciembre publicamos la entrada “El sector privado en el desarrollo – Voces críticas. Allí decía que soy partidario de la participación del sector privado en el desarrollo, pero que me parecía correcto recoger visiones críticas sobre ello. Mi postura no ha cambiado: creo que es imprescindible la participación privada -con los controles debidos, naturalmente. Pero sigo recogiendo opiniones diferentes.

Eurodad y otras organizaciones continúan argumentando en contra de las APP en general -incluyendo las APPD. Recojo aquí críticas que han vertido recientemente; en particular, sobre su impacto en género.

Por José Luis Trimiño                                                                    20 de abril de 2019 Sigue leyendo

¿Qué está cambiando en el mundo del desarrollo?

Imagen: Erik De Castro (Reuters)

Como en toda organización que pretende seguir viva, en la Fundación Energía sin Fronteras intentamos adaptarnos a los cambios en el entorno. Empezando por detectarlos.

En esta línea traigo hoy el informe “Global development disrupted: Findings from a survey of 93 leaders, realizado para Brookings por George Ingram y Kristin M. Lord. Recoge las opiniones de 93 líderes[1] de organizaciones ligadas al desarrollo, en gobiernos, ONG, empresas (varias de ellas, ejecutoras de proyectos), fundaciones y organismos multilaterales. Se les pregunta qué cambios ven en el desarrollo a nivel mundial, que prevén que ocurrirá -a corto y medio plazo- y cómo se está adaptando su organización.

Por José Luis Trimiño                                                                      6 de abril de 2019 Sigue leyendo

Energía sin Fronteras participa en el Foro de Acceso Universal a la Energía

Nyumbani._Formacion_profesional_ecoaldea_3

Formación en la ecoaldea de Nyumbani (Kenia)  – Imagen: Energía sin Fronteras

La Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad, de la Universidad Pontificia de Comillas y el Club Español de la Energía organizan anualmente un foro. La sesión de este año se ha celebrado a finales de enero y se ha dedicado a “El acceso universal a la energía eléctrica”.

La Fundación Energía sin Fronteras participamos en él. Nuestra intervención estuvo liderada por Santiago Escamilla, voluntario de Esf. Seguimos divulgando nuestro mensaje de aliviar la pobreza facilitando el acceso universal a la energía, en línea con la Agenda 2030 y, en particular, el ODS 7 (Que todos accedan a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna).

Por Santiago Escamilla                                                               11 de marzo de 2019 Sigue leyendo

El sector privado en el desarrollo – Voces críticas

Pacto Mundial

Imagen: Pacto Mundial

Soy partidario de la participación del sector privado en el desarrollo -y de las actuaciones de cooperación al desarrollo en el sector privado-, porque pienso que es bueno que todos los actores estén implicados y creo que el desarrollo se produce tanto en el ámbito público como en el privado. Eso incluye, desde luego, las “Alianzas Público-Privadas para el Desarrollo” (APPD).

Pero hay visiones críticas al respecto. Esas son las que traigo hoy aquí a este blog. Dejando de lado algunas proclamas y titulares simplificadores, las posturas que recojo me parece que tienen fundamento, aunque no esté de acuerdo con algunas de sus recomendaciones.

Proceden, fundamentalmente, de algunas ONG grandes y agrupaciones de ONG que hacen campañas de sensibilización e influencia al respecto. Fundamentalmente, de Eurodad. Pero también del Tribunal de Cuentas Europeo.

Conviene señalar que la mayoría de estos artículos se refieren a las Alianzas Público-Privadas “en general” (APP=PPP), no específicamente a las Alianzas Público-Privadas para el Desarrollo” (APPD).

Los argumentos más habituales de estas voces críticas son:

-La participación del sector privado en las actividades de cooperación al desarrollo empuja a tomar más en cuenta los intereses privados que los generales.

-Las APP suelen llevar el agua al molino de los intereses de las empresas.

-Potenciar el desarrollo del sector privado en los países en desarrollo favorece a los más ricos y poderosos de esos países.

-La financiación mixta (“blended finance”: mezcla de créditos y de subvenciones a fondo perdido) lo que hace es reducir el riesgo de quienes dan créditos -quienes tienen dinero- a costa de recursos de todos, públicos.

Por José Luis Trimiño                                                           26 de diciembre de 2018 Sigue leyendo