Archivo de la categoría: Energía

El “Pay-As-You-Go”, ¿ante una encrucijada?

Foto: Robert Couse.Baker (vía Flickr)

El sistema “Pay-As-You-Go” (prepago) es jun modelo de negocio bien conocido para el suministro de electricidad -también de otros servicios- en zonas fuera de la red convencional. Nos hemos referido a él en algunas entradas de este blog[1].

Next Billion está publicando una serie de artículos sobre “Nuevas fronteras en la energía renovable”, pasando revista a cambios que están ocurriendo en el sector. Uno de ellos es PAYGo Solar at a Crossroads: Why the Industry Must Choose Between Protecting Customers and Satisfying Investors, de Stefan Grundmann[2].

El artículo señala la oportunidad y la responsabilidad de quienes -muchas veces, empresas sociales- utilizan los sistemas PAYG solares. Pueden jugar un papel importante en suministrar energía limpia a personas vulnerables. Pero tienen que hacerlo de manera responsable, centrándose en los usuarios y resistiendo presiones para actuar de otra manera.

Por José Luis Trimiño                                                                     22 de junio de 2019


Se reconoce ampliamente que los sistemas de suministro de energía solar en pre-pago (“PAYGo solar”) permiten suministrar energía asequible y fiable a clientes a los que no llega la red. Les proporciona productos que adquieren a plazos, mejoran su vida y de los que acaban siendo propietarios. Al mismo tiempo los distribuidores pueden llegar a nuevos mercados. Todos ganan. El artículo de Grundmann lo admite. Pero detecta que el sector se está moviendo en una dirección que puede no responder a los intereses de los consumidores.

En 2018, la financiación de inversores en el sector fuera de red alcanzó los 500 millones de USD. Los inversores empujan a los operadores a dirigirse a más personas y a vender los servicios de manera más agresiva. Para que la tasa de pago sea suficientemente baja, los períodos de pago han ido aumentando hasta 36 meses. Dada la duración limitada de un sistema solar domiciliario, eso hace que para cuando la familia cliente ha acabado de pagar el sistema, a menudo está en las últimas y hay que reemplazarlo; el usuario no ha previsto que eso ocurriera tan pronto.

En su artículo, Grundmann sugiere aplicar un proceso de protección de los clientes basado en los que se utilizan en el sector de los micro-créditos. Y, entre tanto, aplicar estos principios:

-Más transparencia en los precios. Muchos clientes, en la base de la pirámide, no entienden bien el coste total del sistema PAYG. Así que todo el material debe indicar claramente tanto el precio al contado del paquete solar como el precio total que se acabará pagando si se financia por Pay-As-You-Go.

-Educar a los clientes. Formar a los vendedores en explicar a los clientes las condiciones de pago y los detalles del contrato de manera clara y con paciencia. Pero lo más habitual es que los vendedores trabajen a comisión; de manera que no es realista esperar que dediquen mucho esfuerzo a educar a los clientes. Por eso, el autor propone que esa formación la den los “call centers” encargados del seguimiento post-venta, cuyos trabajadores suelen estar asalariados. Y que el cliente pueda devolver el sistema al cabo de un tiempo (¿un mes?) si no está satisfecho con la compra.

-Más contacto con los usuarios. Aunque el contacto principal sea el suministro de energía, es útil considerar otras necesidades del cliente a cuya satisfacción puede contribuir el distribuidor, proporcionándole otras herramientas que permitan mejorar su nivel de vida.

-Fijar expectativas claras para los inversores. Stefan Grundmann considera que las empresas sociales tienen que estar centradas en los clientes y dar créditos de manera responsable. Ello implica ser muy claros al respecto con los inversores desde el principio. A su vez, eso favorece el trabajar con inversores que están en la onda de la inversión responsable, para llegar a los clientes para quienes se inventó esta tecnología: la base de la pirámide y las comunidades locales.

En la Fundación Energía sin Fronteras aplicamos esos principios. De hecho, en todos los proyectos tenemos una fase de “apoyo al servicio”, en la que estamos en contacto regular con los usuarios.

CC BY-NC-SA


[1] Por ejemplo: https://amigosesf.wordpress.com/2019/04/15/el-valor-anadido-de-la-energia/, https://amigosesf.wordpress.com/2018/01/02/acceso-a-la-energia-informe-iea-2017/, https://amigosesf.wordpress.com/2018/02/10/africa-acceso-a-la-electricidad-con-energia-solar-fuera-de-red/, https://amigosesf.wordpress.com/2017/06/27/acceso-a-la-energia-aumentando-de-escala/, https://amigosesf.wordpress.com/2017/02/22/modelos-de-negocio-innovadores-para-la-fotovoltaica-en-regiones-emergentes/, https://amigosesf.wordpress.com/2016/08/31/energia-solar-fuera-de-red-en-africa/

[2] Presidente de Bright Life, una empresa social del grupo FINCA que trabaja en Uganda.

Anuncios

La Comisión Europea y las fundaciones, por el acceso a la energía

Imagen: Comisión Europea

Hace poco he tenido la oportunidad de asistir, en nombre de Energía sin Fronteras a una reunión / jornada titulada “Building strong partnerships with foundations to deliver sustainable and affordable energy in partner countries”. La organizó la Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo (DEVCO[1]) de la Comisión Europea (CE).

Se trataba de un intercambio de ideas. Por la CE, la unidad encargada de relaciones con la sociedad civil expuso los mecanismos de colaboración con ONG en general y fundaciones en particular; la unidad responsable de energía y cambio climático presentó sus iniciativas. Las fundaciones participantes, entre ellas, Esf, expusimos nuestras actuaciones.

La reunión dio lugar a un valioso intercambio de puntos de vista sobre el rol de la energía para el desarrollo, la situación del acceso a la energía, las dificultades para llegar a los más vulnerables y aislados, los factores y actores clave, modelos de negocio y financiación. Se constató una cierta laguna de conocimiento y actuación en el ámbito del cocinado, mucho menos tratado que el acceso a la electricidad. Se acordó establecer una plataforma para colaborar y compartir conocimiento entre la DG DEVCO de la CE y las fundaciones y entre estas entre sí.

Por José Luis Trimiño                                                                      2 de junio de 2019


La reunión tuvo lugar en Bruselas el 24 de mayo. Por parte de la Comisión Europea (CE) participaron funcionarios de las unidades DEVCO/A5 (Relaciones con la sociedad civil y fundaciones) y DEVCO/C6 (Energía y cambio climático). Además de Energía sin Fronteras, asistieron representantes de la Aga Khan Foundation, European Climate Foundation, Fondazione ENI, Fondazione ENEL, Fundación Acciona.org, Shell Foundation, Power for All y otra, cuyo nombre no recuerdo. (La verdad es que esperaba que hubiera más asistencia).

-DEVCO/A5[2] se ocupó primero de relaciones con ONG -originalmente, europeas, luego, también de países en desarrollo (PED)-, se amplió a instituciones públicas locales de PED y se va abriendo a otras organizaciones: cooperativas, sindicatos…y fundaciones. Son conscientes de que las fundaciones son un tipo de ONG; muy diversas entre sí, por sus especificidades y por el marco jurídico en el que se desenvuelven -distinto de unos países a otros. DEVCO/A/5 suele dialogar y trabajar más con redes y agrupaciones de ONG, no tanto con organizaciones individuales (aparte de proveer financiación, a través de concursos de proyectos -“call for proposals”).

-DEVCO/C/6[3] presentó distintas actuaciones de la Comisión Europea en el ámbito de la cooperación al desarrollo en el sector de la energía y el cambio climático[4]: External Investment Plan (EIP) (reducir riesgos de inversiones), Electrification Financing Initiative (blending), Climate Investor One, Africa Renewable Energy Scale-up Facility, Transferability and Convertibility Facility, Facility for Energy Inclusion. Subrayó la necesidad de hacer más esfuerzo en África, países frágiles y grupos vulnerables; no solo en acceso a la energía, también eficiencia y efecto en cambio climático.

Las fundaciones asistentes cubren un amplio espectro de actividades: financiación, asistencia técnica, provisión de servicios, “think tank”, realización de proyectos, formación, desarrollo de modelos empresariales, gestión de fondos…

A lo largo de la jornada se señaló que la energía juega un papel catalítico para el desarrollo. Está muy relacionada con el crecimiento de las empresas y la economía, la agricultura, la salud, la educación y el género.

Se están poniendo en marcha diversas iniciativas y modelos de negocio para extender el acceso a la energía, tanto de las personas como de las empresas locales. Las mayores dificultades están en la “última milla”: en África, los países frágiles, las zonas aisladas, los grupos más vulnerables, donde la capacidad financiera es más baja. Allí hay menos incentivos para que entren las empresas privadas; no es fácil que una micro-red sea rentable; muchas empresas distribuidoras tienen dificultades para acceder a financiación.

Resulta esencial que exista un entorno favorable: políticas públicas y marcos regulatorios, actores locales (públicos y de la sociedad civil) dinámicos y responsables ante los usuarios. Se han desarrollado diversos modelos de negocio, pero no hay soluciones únicas, hay que adaptarse a la realidad local. Técnicamente, coexisten los modelos de extensión de red, micro-redes y sistemas aislados. Y a los modelos tradicionales de gestión del servicio -entidad pública y empresa privada- se añaden cada vez más las empresas sociales. Se subrayó también la importancia del capital humano.

La financiación es fundamental. Desde la Conferencia de Addis Abeba sobre Financiación del Desarrollo[5] hay una conciencia generalizada de que el desarrollo se financia de fuentes diversas: recursos nacionales públicos, inversión privada (local y exterior), cooperación internacional al desarrollo (créditos y subvenciones), remesas de emigrantes… La Comisión Europea es muy activa en proveer instrumentos que facilitan la fusión (“blending”) de donaciones y créditos, cobertura de riesgos, garantías, etc.; aunque no ha intervenido todavía en bonos sociales (“social bonds”) ni en inversiones de impacto (“impact investments”).

Hay conciencia de que la energía no es solo electricidad, sino también sistemas de cocinado eficientes, saludables y ambientalmente sostenibles. Pero -al menos entre los asistentes- hay menos conocimiento de la problemática, las necesidades y las soluciones para el cocinado limpio. Mencioné la “Guía de Biomasa[6]”, que preparamos en Energía sin Fronteras hace unos años y suscitó mucho interés.

En la reunión se acordó establecer un marco de colaboración e intercambio entre la DG DEVCO de la CE y las fundaciones participantes.

En definitiva, un punto útil para mejorar la coordinación entre actores que trabajamos por mejorar el acceso universal a la energía.

CC BY-NC-SA


[1] https://ec.europa.eu/info/departments/international-cooperation-and-development_es y https://ec.europa.eu/europeaid/. Organigrama: https://ec.europa.eu/europeaid/sites/devco/files/organisation-chart-20190501_en.pdf. Plan Estratégico 2016-2020: https://ec.europa.eu/info/publications/strategic-plan-2016-2020-international-cooperation-and-development_en. Plan de Gestión 2019: https://ec.europa.eu/info/publications/management-plan-2019-international-cooperation-and-development_en.

[2] https://ec.europa.eu/europeaid/civil-society_en

[3] https://ec.europa.eu/europeaid/sectors/energy/energy_en

[4] Hace poco hemos publicado en este blog una entrada en la que se presentan algunas de estas actuaciones: https://amigosesf.wordpress.com/2019/04/08/cooperacion-en-energia-lo-que-hace-la-ue/

[5] Agenda de Acción de Addis Abeba: https://www.un.org/esa/ffd/wp-content/uploads/2015/08/AAAA_Outcome.pdf

[6] https://energiasinfronteras.org/proyectos/estudios/70-gu%C3%ADa-de-sensibilizaci%C3%B3n-%E2%80%9Cbiomasa-y-desarrollo%E2%80%9D-oportunidades-de-la-biomasa-para-mejorar-el-acceso-local-a-la-energ%C3%ADa-en-comunidades-rurales-aisladas-de-am%C3%A9rica-latina-julio-2012

Usos productivos de la energía y género

El año pasado, Carmen Becerril, bien conocida en el sector y miembro del Patronato de la Fundación Energía sin Fronteras[1], publicó en El Periódico de la Energía un artículo titulado “Acceso a la energía e igualdad de género”, que fue ampliamente difundido.

El que traemos hoy lleva por título “Linking energy access, gender and poverty: A review of the literature on productive uses of energy; sus autoras son Ana Pueyo[2] y Mar Maestre[3] y se ha publicado en Science Direct,

Marco conceptual para el género en los usos productivos de la energía (Pueyo y Maestre)

Por José Luis Trimiño                                                                     3 de mayo de 2019


El artículo de Carmen Becerril destacaba el nexo entre acceso a la energía y pobreza y señalaba su relevancia para la actividad doméstica, tradicionalmente a cargo de las mujeres: salud, estudio, tiempo en recoger leña. Hablaba de los modelos de negocio y los desarrollos tecnológicos que permiten que la electricidad llegue a “la última milla” de los hogares / consumidores. También del papel de los diferentes tipos de empresas en la prestación de ese servicio. Y se refería al cambio de cocinar con leña en sistemas inadecuados a sistemas modernos y limpios, su relación con las costumbres y la importancia que reviste para el rol de las mujeres en esas sociedades.

Por su parte, el artículo de Ana Pueyo y Mar Maestre empieza diciendo que el acceso a la energía facilita reducir la pobreza gracias a los usos productivos de la energía (UPE), que permiten a los usuarios generar ingresos. Señalan que, si la electricidad se usa solo para dar luz, las instalaciones permanecen inactivas mucho tiempo y las compañías tienen que poner precios caros. Así pues, a todos interesa utilizar la electricidad para otras cosas a lo largo del día. Pero no es fácil. Para que funcionen muchas empresas, la electricidad es necesaria, pero no suficiente. Intervienen otros factores, que se han ido analizando. Pero las consideraciones de género en estas actividades productivas no se han estudiado mucho; prácticamente solo se ha considerado a nivel doméstico.

Las autoras han examinado documentos relativos a las cuestiones de género en el uso de la electricidad para la generación de ingresos. Se centran en la electricidad -y no en la energía en general-, porque de ello hay muchos más documentos disponibles.

El estudio se plantea tres preguntas:

-¿Las mujeres y los hombres consiguen beneficios deferentes de los usos productivos de la electricidad (UPE)?

-¿Qué limitaciones dificultan el que las mujeres se beneficien de los UPE?

-¿Qué tipo de intervenciones funcionan para la equidad de género en los UPE?

Para responderlas, las autoras han examinado 79 estudios empíricos y 5 normativos que tratan de:

-El impacto de la energía en la reducción de la pobreza.

-El impacto del acceso a la energía en el empoderamiento económico de las mujeres.

-La eficacia de los proyectos en promover el emprendimiento femenino.

El estudio proporciona respuestas muy variadas a cada una de las preguntas. Los principales resultados pueden resumirse así:

-Hasta ahora, en los estudios sobre usos productivos de la electricidad, el género se ha considerado, principalmente, al nivel de la familia, analizando los efectos de la electricidad en la oferta de mano de obra.

-Al estudiar el rol de las empresas -las existentes y las creadas después de la llegada de la electricidad- en cuanto a oferta y absorción de empleo y en generación de ingresos, apenas se han considerado cuestiones o diferenciación por género.

-Es frecuente que las mujeres trabajen en empresas más pequeñas y menos consumidoras de electricidad que los hombres, por lo cual es probable que obtengan menos beneficios que los hombres de la llegada de la electricidad. De modo que es relevante la omisión indicada en el párrafo anterior.

-Hay documentación sobre empleo y género que permitiría estudiar las limitaciones que explican las diferencias de productividad entre las empresas dirigidas por hombres y las dirigidas por mujeres.

-Sin embargo, esa documentación suele basarse en enfoques experimentales -o cuasi-experimentales-, que no permiten recoger el entorno complejo en el que operan los proyectos que se dirigen a los UPE orientados al género.

Pueyo y Maestre presentan esos resultados en un marco conceptual[4] y recomiendan que las investigaciones al respecto empleen métodos mixtos.

Conclusiones:

-En el tema género – UPE, hay cuestiones no estudiadas.

-Hay que estudiar más:

. las empresas líderes en cuestiones de género,

. por qué las empresas llevadas por mujeres utilizan menos la electricidad,

. las normas sociales dominantes en las que operan los proyectos.

-Para entender mejor el entorno en el que operan los UPE hay que utilizar una mezcla de métodos. Propone varios indicadores a recoger para ello.

-Conviene tener en cuenta este estudio en el diseño e implementación de proyectos e intervenciones que consideren el género en los usos productivos de la energía, para que las mujeres accedan a actividades más productivas y que generen más beneficios.

-Lo que el estudio ha encontrado para la energía puede ocurrir también en otros sectores (agricultura, educación, economía digital…).

CC BY-NC-SA


[1] Fue también Presidenta.

[2] Investigadora del Institute of Development Studies (IDS) de la Universidad de Sussex (Reino Unido) y del ECOWAS Centre for Renewable Energy and Energy Efficiency (ECREEE), Cabo Verde

[3] Investigadora del Business, Markets & the State Cluster, Institute of Development Studies (IDS), Universidad de Sussex.

[4] La figura que ilustra esta entrada

El valor añadido de la energía

Prototipo de futura vivienda rural africana (BBOXX)

En la Fundación Energía sin Fronteras nos dedicamos a proveer de servicios de energía y de agua-saneamiento a quienes carecen de ellos o los tienen en condiciones muy precarias. La necesidad del agua para la vida humana parece obvia -de ahí que el derecho al agua -y al saneamiento- esté reconocido como un derecho humano. Con la energía, quizás es un poco menos evidente. ¿Para qué sirve la energía? ¿Qué pasos adelante permite dar en el desarrollo de la persona y de las colectividades?

A esta pregunta pretende responder el artículo Electricity is Just the Beginning: Why Off-Grid Solar Opens the Door to Value-Added Services “, que he visto en Next Billion.

Por José Luis Trimiño                                                                       15 de abril de 2019 Sigue leyendo

La energía renovable y los ODS

Mapping-India_fields_and_wind_turbines-300x201-USDSN

Foto: UNSDSN

Sabemos que todos los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la Agenda 2030 están interrelacionados. Entre ellos, la energía. Y si nos focalizamos en la energía renovable, ¿ese sector tiene también incidencia sobre todos los ODS?

A esa pregunta intenta responder el informe “Mapping the Renewable Energy Sector to the Sustainable Development Goals: An Atlas.

Es obvio que el sector de las renovables sirve -es fundamental- para implementar el ODS 7 (acceso a energía asequible, fiable y sostenible) y el ODS 13 (acción para combatir el cambio climático). Pero el informe muestra que las empresas del sector pueden también contribuir a los restantes ODS. Considera también las críticas que se hacen a algunos proyectos de renovables por cuestiones ligadas a derechos humanos, uso de la tierra, efectos negativos en comunidades locales o consumo de recursos naturales.

Por José Luis Trimiño                                                                    20 de marzo de 2019 Sigue leyendo

Energía sin Fronteras participa en el Foro de Acceso Universal a la Energía

Nyumbani._Formacion_profesional_ecoaldea_3

Formación en la ecoaldea de Nyumbani (Kenia)  – Imagen: Energía sin Fronteras

La Cátedra BP de Energía y Sostenibilidad, de la Universidad Pontificia de Comillas y el Club Español de la Energía organizan anualmente un foro. La sesión de este año se ha celebrado a finales de enero y se ha dedicado a “El acceso universal a la energía eléctrica”.

La Fundación Energía sin Fronteras participamos en él. Nuestra intervención estuvo liderada por Santiago Escamilla, voluntario de Esf. Seguimos divulgando nuestro mensaje de aliviar la pobreza facilitando el acceso universal a la energía, en línea con la Agenda 2030 y, en particular, el ODS 7 (Que todos accedan a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna).

Por Santiago Escamilla                                                               11 de marzo de 2019 Sigue leyendo

Las cocinas mejoradas, ¿qué mejoran?

Escáner_20190228 (5)

Cocina En La Matanza, Piura, Perú             – Fundación Energía sin Fronteras

Una de las líneas de acción de Energía sin Fronteras es el suministro de energía para el cocinado. Todavía hay muchas personas en el mundo que cocinan en malas condiciones, utilizando leña -trabajosa de recoger, por mujeres y niñas- de manera poco eficiente y produciendo mucho humo, muy nocivo para la salud. Hacemos proyectos, evaluaciones y también estudios al respecto. De hecho, ya publicamos una Guía de Sensibilización “Biomasa y Desarrollo”.

En los últimos años se han ido extendiendo las “cocinas mejoradas”, de biomasa, que mejoran las condiciones de salud de los usuarios y son más eficientes que las cocinas tradicionales. Pero hay también críticas a este movimiento, poniendo en duda su relevancia: ¿Producen mejoras significativas? ¿Son funcionales? ¿Es lo que los usuarios demandan?

En esta entrada se recoge la opinión que tenemos sobre el tema en la Fundación Energía sin Fronteras, elaborada por el grupo “Biomasa”:

Nos encontramos ante una tesitura importante, y debemos reconocer la dificultad de encontrar cocinas que satisfagan todas las necesidades a la vez (eficiencia, salud, tamaño, precio, cambio climático, humos, etc.). Puede que no estemos hablando de una solución final, sino de un paso previo o transitorio a la solución definitiva. En estos momentos, no existe una solución única que sea del todo factible; por ello, inevitablemente, tenemos que trabajar con lo que existe o nos ofrece actualmente el mercado.

A pesar de todos los aspectos negativos que existen -indudablemente es así, no los podemos negar- hoy por hoy, desde nuestro punto de vista y experiencia, siguen mereciendo la pena las cocinas mejoradas y son la solución para muchos lugares pobres y aislados donde el acceso a la energía está muy limitado.

Quizás debemos cambiar los objetivos que estamos buscando, no poniendo el foco tanto en lo relacionado con la reducción de gases o la mejora de la salud -todos estamos de acuerdo en que son beneficiosos, aunque tal vez no tanto como a veces se argumenta- e invertir nuestros esfuerzos en estudiar bien la cultura, el papel de la mujer, qué ventajas necesitan, qué les puede ayudar y/o venir bien, etc.

De las cocinas, no podemos olvidar su dificultad de aceptación y, sobre todo, debemos estudiar muy bien y saber identificar, mediante análisis previos y posteriores a la realización de los proyectos, los factores clave por los que estas cocinas tienen o no éxito en la comunidad, sin olvidar que el objetivo final para Energía sin Fronteras es conseguir un cambio y mejora en el desarrollo de la zona.

La mujer puede ser un catalizador de este cambio; por ello creemos que se debe considerar a la mujer como una prioridad y poner el foco en ella. De este tema se habla bastante en la guía sobre biomasa y desarrollo elaborada por Esf, enfocando el tema socio-cultural sobre la importancia de la mujer en la comunidad.

Desde nuestra experiencia en Esf, podemos hablar del proyecto de Malí enfocado sobre la mujer y el proyecto actual en Perú, donde el éxito de las cocinas mejoras es notable y no deja lugar a dudas de todo lo que se ha hablado.

Por Cristina Prada[1]                                                                     28 de febrero de 2019 Sigue leyendo